{"multiple":false,"video":[]}

Un final para repudiar tuvo el choque entre Palmeiras y Cerro Porteño por la vuelta de octavos de final de Copa Libertadores. 

Si bien el conjunto brasileño entró a la cancha con una ventaja de 2-0 en el global, todo quedó hipotecado por la absurda expulsión de Felipe Melo a los tres minutos de partido. 

El gol del equipo paraguayo llegó en el segundo tiempo, con un centro-arco de Santiago Arzamendia a los 57 minutos. Pero el tanto del empate nunca llegó.

Mira también: Colo Colo ya tiene rival para los cuartos de final de la Copa Libertadores

Tras varias interrupciones, balones perdidos al borde de la cancha y demoras en la reanudación, el árbitro decretó 8 minutos de descuento. 

Comenzó el Show

Una situación para no creer. Cuando se jugaba la adición, el delantero de Palmeiras Deyverson aprovechó la euforia del público local y ejecutó una simulación que ni él pudo sostener. 

Cuando Escobar llegó al cruce, el atacante saltó para magnificar y se le pasó la mano: literalmente voló sobre su cabeza. Al caer de tal sobrerreacción comenzó a alentar al público con desmesurados gestos.

“Hizo una pirueta de Titanes en el Ring”, dijo el comentarista de la transmisión de Fox Sports.

Y cuando Cerro quiso volver a jugar la pelota, fingió ser alcanzado por el balón y se tiró nuevamente al suelo.

Momentos más tarde, “cayó fulminado” una tercera vez luego de un “pechazo” de un jugador rival.

En Twitter no perdonaron

Como bufón, payaso y mal actor calificaron al jugador después de semejante enredo que hizo perder valiosos minutos al equipo visitante.

Al final terminó expulsado y Palmeiras tuvo que aguantar el final con 9 hombres. Finalmente lo consiguieron y accedieron a los cuartos de final. Ahora: enfrentará a Colo Colo.

Tags:

Deja tu comentario