{"multiple":false,"video":[]}

Una serie de medidas de seguridad especiales tendrá el encuentro entre la Universidad de Chile y Santiago Wanderers en el partido válido para las últimas fechas del torneo de Transición que ya concluye.

Todo a raíz del regreso al estadio de Playa Ancha de uno de sus hijos ilustres, David Pizarro, quien tras su salida del equipo caturro, no quedó en buen pie con dirigentes y menos con la hinchada.

Por eso, y ante la posibilidad de agresiones, se dispuso de un plan para asegúrale resguardo a él y su familia.

Entre las medidas tomadas figura un contingente de guardias que acompañará al bus que llevará al equipo azul hasta el estadio, con el fin de evitar que personas tengan contacto directo con los jugadores y especialmente con Pizarro.

En tanto, la zona de camarines se cerrará solo para jugadores y algunos dirigentes, evitando el ingreso de extraños al lugar.

Además, se anunció que el club utilizará mangas para el ingreso y salida de los equipos, mientras que la hinchada de la U deberá ingresar a las diez de la mañana ya instalada en las graderías para evitar enfrentamientos.

Tags:

Deja tu comentario