{"multiple":false,"video":{"key":"bG21Ri","duration":"00:07:47","type":"video","download":""}}

El pasado domingo 25 de noviembre del 2018 quedará marcado para siempre en la memoria de David Pizarro. Aquella tarde, en el Estadio Nacional, el mediocampista nacido en Valparaíso jugó su último partido como profesional en aquella emblemática cancha donde Chile consiguió su primera Copa América.

Ese encuentro en el que los “azules” se despidieron del sueño por alcanzar el título tras empatar sin goles ante Iquique, fue una jornada doblemente triste para el “enano de la Providencia” y su descontrolado llanto así lo dejó en evidencia.

Te puede interesar: David Pizarro en exclusiva: “Claudio Bravo no se merece este trato”

Una vez que el árbitro Piero Maza hizo sonar su pito dando por finalizado el encuentro, afloraron las lágrimas del volante que defendió a la Roja cuando Chile consiguió la medalla de bronce en Sidney 2000 y que, a lo largo de sus 22 años de carrera, marcó 56 goles y fue campeón de la liga con el Inter de Milán, el Manchester City y la Universidad de Chile.

“Se va a extrañar el día a día, el camarín. La gente que se va conociendo no solamente en el fútbol. Las idas al estadio que seguramente son las que más se van a extrañar en su momento”, dijo el Fantasista en una entrevista exclusiva con CHV Deportes.

Pek, que defendió las camisetas del Udinese, Roma, Inter de Milan, Manchester City y Fiorentina, analizó su paso por la U: “Ustedes saben que siempre mi respuesta ha sido en la cancha. Creo que eso es lo que siempre me ha importado. Esa complicidad que existió entre mi persona, la institución y la hinchada va a ser imborrable, porque el hecho de que la gente te reconozca como un referente de la Universidad de Chile a mí me deja muy satisfecho, sobre todo por lo que se vivió”, expresó Pizarro en relación a su estrecha unión con el equipo laico.

Lee también: Luis Jiménez, campeón de la Copa Chile: “Estar en Palestino es un sueño hecho realidad”

—¿Qué le parece la situación del fútbol chileno?
—Hay trabajo que hacer, sobre todo en la parte internacional, donde, entiendo yo, que somos muy buenos para esto, pero también nos falta el tema de la personalidad, de creerse el cuento y de cierta manera pelear de igual a igual como en su momento lo hizo el fútbol chileno. Creo que es ahí donde mermamos y donde tenemos que mejorar, sin duda. No solamente la Universidad de Chile, sino que todo el fútbol chileno.

Su amor por Wanderers y su salida por la puerta de atrás

“Estuve 16 años afuera, entonces pensé que las situaciones habían cambiado. Volví y encontré un país mucho más personalista, egoísta y donde me tocó la mala suerte de conocer malos dirigentes, en la parte de ser humano, de hombre”, afirmó.

A lo que agregó: “Me llamó la atención el cómo se informa y eso como persona te deja un poco marcando ocupado, porque al final soy un tipo que tiene valores, un tipo que ha sido leal y de una línea todo el tiempo, uno lo que se espera es que te miran a la cara y si no van a contar contigo te lo digan, sino va a pasar nada, el mundo no se va a parar, al contrario. Pero viví situaciones que no esperaba porque te pasa en casa y eso es complejo”.

Roma, el City y Mati Fernández

“Estuve siete años en Roma y vivimos de todo. Es como mi segunda piel la Roma porque fueron siete años. Estuvimos bien, peleando campeonatos, Champions y todo lo que me tocó. Jugué con uno de los mejores jugadores italianos de los últimos 50 años, entonces lo pasamos bien. Aparte, todo lo que significa esa ciudad. Entonces me siento muy identificado con lo que hicimos ahí. Cuando llegué al Inter y me tocó ser compañero de Figo, te sentái al lado del Verón, Zanetti. Tuve la fortuna de jugar con grandes jugadores. Cuando paso al City, también. Con Yaya, con Silva, Agüero, Tevez. Entonces, son situaciones que hoy día se extrañan”, dijo.

El deportista de 39 años también le dedicó palabras a su ex compañero Matías Fernández, con quien jugó en su paso por Italia: “Lo bueno es que a Mati le conocí la voz por tres años (risas).  Feliz porque Mati también tuvo momentos muy felices en Firenze (Fiorentina). Tuvo dos años muy muy buenos”, aseguró.

Elecciones en la ANFP

“Lo único que quiero es que ellos puedan trabajar para ser competitivos, más allá de lo económico, porque de verdad ha sido complejo, porque no en todos los equipos funcionan las sociedades anónimas, al contrario. Basta con ver lo que pasó con Deportes Concepción. Ver a Fernández Vial, La Serena. Solo pido que volvamos a ser competitivos en lo dirigencial, como en lo deportivo. Si al final lo deportivo va a traer muchas más ganancias que nada. Porque ellos tienen que entender eso, pero, también, sé que hay mucha gente que no tiene idea de lo que es fútbol. Entonces, espero de corazón, por el bien nuestro para que, nuevamente, volvamos a tener nuevas alegrías como nos hizo pasar esta generación”, finalizó.

Te puede interesar: Ganó el bloque continuista: Sebastián Moreno fue electo presidente de la ANFP tras reñida votación

Tags:

Deja tu comentario