{"multiple":false,"video":{"key":"cr0EYhBQMN4ychvn31060","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Una inusual situación se vivió en los minutos finales del primer tiempo entre el Skoda Xanthi y AEK, en Grecia.

Todo comenzó cuando el delantero Brito se preparaba para patear un tiro libre y el arbitrio delimitó la posición utilizando la espuma, pero ésta roció la zapatilla del jugador.

Como broma, el portugués se limpió en la pierna del juez, quien no tomó con humor esta acción y lo sancionó con una tarjeta amarilla.

Tags:

Deja tu comentario