{"multiple":false,"video":[]}

Rusia clasificó a los cuartos de final del Mundial luego de resistir el juego de posesión de los españoles venciéndolos en la definición a penales luego de iguala 1-1 en los 120 minutos.

El protagonista de los tricolores en la muerte súbita fue el arquero Igor Akinfeev, quien contuvo los tiros de Koke e Iago Aspas para cerrar la serie con un 4-3 en favor del país organizador.

El encuentro fue prácticamente un monólogo de los ibéricos que impusieron su juego de posesión por sobre el físico de los rusos pero sin efectividad ni la profundidad necesaria.

La cuenta se abrió a los 12′ por un balón nacido de un tiro libre que tomó dirección a Sergio Ramos. Para impedir el remate del central, Serguei Ignashevich bloqueó con el cuerpo, pero terminó convirtiendo en propia puerta.

Una de las pocas opciones de los locales vino mediante lanzamiento penal luego que Gerard Piqué impactara el balón con la mano en una posición antinatural y que cambió por gol Artiom Dzyuba.

El segundo tiempo lo único que hizo fue anticipar el desenlace con una Rusia completamente defensiva y España que siguió con la posesión y rotación del balón sin generar mayor peligro.

Sin más alternativas, los penales fueron inevitables. España abrió la serie y se derrumbó en el tercer lanzamiento, tras ver bloqueado el intento de Koke por el meta rival, situación que volvió a repetirse cuando Aspas necesitaba marcar para mantener las opciones del campeón en Sudáfrica 2010.

El próximo desafío para los rusos será ante el ganador de la llave que reúne a Croacia y Dinamarca, el próximo sábado 7 de julio.

Tags:

Deja tu comentario