Por Bruno Delgado

Cuando el 16 de junio la Roja salga a la cancha para enfrentar a Estados Unidos por la segunda fecha del Grupo F, los ojos estarán puestos en las temibles rivales, entre las que se cuentan algunas de las mejores jugadoras a nivel mundial.

Una de ellas será Megan Rapinoe, la veterana crack de 33 años que ha liderado varias de las más exitosas campañas de la USWNT: el título en el Mundial de Canadá 2015 y el oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Lee también: El comercial de Nike para el Mundial Femenino es tan espectacular que no podrás dejar de verlo

Pero la histórica capitana, uno de los motores ofensivos del elenco dirigido por Jill Ellis, no sólo tiene en la mente volver a marcar importantes goles, sino que también hacer del mundo uno mejor para las personas LGBTIQ+.

Aprovechando la tribuna mundial que posee al ser una de las futbolistas más destacadas y conocidas, Rapinoe decidió hacer pública su orientación sexual y declarar abiertamente que es lesbiana en 2012.

Pero su decisión de hablar de su vida personal viene a aparejada con una misión. “Dispongo de una plataforma tan poderosa como el deporte, que interesa a millones de personas en todo el planeta. Y formo parte de un equipo que recibe una gran cobertura mediática. Callarme sería egoísta“, dijo en una entrevista con El País.

Básicamente, la delantera del Seattle Reign vive bajo la frase que popularizó el comic de Spider-Man: “Con un gran poder llega una gran responsabilidad”.

Lee también: Kim Hunter, la estrella que logró que el fútbol femenino se hiciera popular en el “FIFA” de EA Sports

Pero estas no son sólo palabras. La icónica jugadora de mechas platinadas colabora con diversas organizaciones, como Athlete Ally, que busca erradicar la homofobia en el deporte, y Common Goal, donde llama a que atletas de elite a donar el 1% de su sueldo por causas sociales.

Rapinoe es una mujer de acción, motivo por el que también decidió en marzo de este año, a casi 3 meses del Mundial, denunciar a su propia federación por discriminación de género.

¿El objetivo? Acabar con las diferencia de sueldos y condiciones laborales de trabajo entre mujeres y hombres, distanciados por cifras increíbles, más aún considerando que la selección femenina ha ganado 3 veces el Mundial (1991, 1999 y 2015), mientras que el mejor registro de la masculina son los cuartos de final en Corea-Japón 2002, eliminado por la Alemania de Oliver Kahn.

“Supongo que, por el hecho de ser mujer y homosexual, siento una mayor empatía respecto a las personas que no se encuentran en una posición dominante. A mí me pareció una obviedad. Cuando alguien se ahoga, ¿vas a ayudarle o te quedas en la orilla?”, reflexionó la nacida en la localidad de Redding, en pleno norte rural de California. Ciudad natal que lleva a todas partes, ya que la tiene tatuada en el antebrazo.

Lee también: Nueva Zelanda, el país donde la selección femenina cobra el mismo sueldo que la masculina

Y a diferencia de muchos de sus colegas, en cualquier deporte y división, Megan no teme meterse en terrenos complejos y exponer su opinión, aunque se gane críticas de cierto sector.

Hace unas semanas anunció que, probablemente, no vuelva a entonar el The Star-Spangled Banner (la bandera adornada de estrellas), el himno de su país en protesta al gobierno de Donald Trump.

“Probablemente nunca me pondré la mano sobre el corazón. Probablemente nunca más cantaré el himno nacional de nuevo”, comentó en entrevista a Yahoo Sports.

En la misma línea, detalló que “es una manera de decirle ‘ándate a la mierda’ a cualquier forma de desigualdad o malos sentimientos que la administración pueda tener hacia las personas que no se parecen exactamente a él. Lo cual, dios nos ayude si todos nos parecemos a él. Da miedo. Realmente aterrador. Inquietante”.

Lee también: Gaëlle Enganamouit, la volante de Camerún que creó la primera academia de fútbol gratis para niñas

Pero esta tampoco es la primera vez que que Rapinoe se pone en la primera línea para protestar contra la Casa Blanca. En 2016 solidarizó con Colin Kaepernick, el quarterback de los San Francisco 49ers, quien protestó contra el racismo arrodillándose en medio del himno. Gesto que repitió la futbolista antes de un partido.

Gestos que le han costado algún grado de repudio, pero su norte lo tiene claro: inspirar a los demás y especialmente a las niñas, quienes hoy la tienen como referente, a que saquen la voz tanto dentro como fuera de la cancha.

Tags:

Deja tu comentario