Emergentes - Emergentes

Emergentes 2, capítulo 10 | Hongos mágicos, un mundo de posibilidades

Cuando hablamos de hongos se nos vienen muchas cosas a la cabeza y muy distintas, desde podridas hasta mágicas. Pero tranquilo/a, que todo lo que mostraremos en este nuevo episodio de EmerGentes se asocia al increíble reino fungi.

{"multiple":false,"video":{"key":"bNcJoz","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}
  • Enlace copiado

*Advertencia, aún no existen suficientes estudios médicos en humanos que demuestren la eficacia de la psilocibina. No se conoce en profundidad los riesgos de su uso a largo plazo, por ello bajo ninguna circunstancia incentivamos su consumo*

Todos hemos escuchado y hasta dicho “vale callampa, vale hongo” para referirnos a algo que no tiene ningún significado o valor, pero ¿Realmente es así? ¿Los hongos son tan insignificantes? Pues no, es todo lo contrario, y en esta nueva edición te mostramos el gran potencial de las setas, tanto en salud mental, sustentabilidad y medicina tradicional.

A veces cuando me junto con mis amigos sale el tema de conversación de los psicodélicos y escucho que de vez en cuando toman hongos para solucionar problemas, sentirse más conectados y enamorados de la vida. A mí me suena todo irreal, por eso siempre he querido saber más de sus efectos y su potencial.

Tenía muchísima curiosidad del porqué las personas deciden consumir estos hongos psilocibios. Así que empecé a preguntar a distintos conocidos por sus viajes o trips. Uno me relató que al comerlos tuvo un trance, donde veía pasar distintos recuerdos de su infancia. Se sitúo en uno en específico, donde había tenido un conflicto con su papá y el cual había hecho que se distanciara de él. Pero al revivir esta acción se puso en los zapatos de su padre y se dio cuenta que tenía sus razones. Así que en ese viaje pudo superar y cerrar esa herida.

Lee también: Emergentes 2, capítulo 9 | En busca de un parto respetado

Asimismo, otra persona me relataba que en su odisea se quedó viendo una frambuesa, no tuvo grandes enseñanzas, sólo fue recreativo. Otros amigos lo han hecho en la naturaleza y han podido conectar de una manera más profunda con todo su alrededor. Desde percibir con mayor intensidad colores, olores, sonidos y sensaciones.

Sin embargo, también he escuchado infinidades de malviajes, personas que se han perdido en el proceso, que han abierto situaciones traumáticas sin saber cómo sobrellevarlas o que se han despersonalizado.

Si a pesar de todas estas advertencias, aún quieres tener un viaje psicodélico, debes asesorarte muy bien para hacerlo. Nunca lo hagas sólo y sin terapeuta. Ten mucho cuidado y no los consumas de forma banal.

Si bien el doctor Sergio Sánchez de Latinoamérica Reforma nos dice que es casi imposible comer una cantidad letal de psilocibina, lo correcto y recomendable por Sánchez y el terapeuta psicodélico Nicolás Berasain, es siempre estar acompañado por un psicólogo o guía, pues pueden existir ataques de pánico o episodios de ansiedad.

En esta misma línea, Sánchez advierte que “no se sugiere si uno está tomando algún medicamento del tipo antidepresivo que inhiben la recaptación de la serotonina como sertralina o la fluoxetina, porque el efecto del hongo puede verse potenciado, entonces no es recomendable hacerlo”. Así como “tampoco se debe hacer con el uso de otras drogas”, añade.

Por otro lado, los relatos que más me sorprendieron fueron los de microdosis. Personas que habían decidido terapearse con bajísimas cantidades de psilocibina y como resultado su forma de ver la vida cambió rotundamente.

Es así como una amiga me confesó entre cervezas y una conversación profunda, que ya no tenía las mismas ganas de seguir viviendo. Así que, al escuchar de la microdosis, decidió probar. Me dijo que el cambio en sus pensamientos fue paulatino, pero maravilloso. Dejó de ver la vida como lo hacía y ahora está entusiasmada porque se dio cuenta que tenía un abanico de posibilidades por descubrir. Dice que se vio a sí misma y su realidad desde otra perspectiva.

Lo cierto es que el resultado de mi amiga no fue de la nada, estuvo acompañada de atención psicológica y eso explica la positividad de sus resultados. No es un milagro y los cambios no aparecen por sí solos.

Lee también: Emergentes 2, capítulo 8 | Dolor y placer, todo sobre el BDSM

Un estudio de Johns Hopkins Medicine arrojó que la psilocibina tiene la capacidad de hacer neurogénesis en nuestro cerebro, es decir, puede recuperar las conexiones cerebrales que se vieron afectadas por un trauma psicológico.

Sin embargo, aún existen muy pocos estudios en el mundo y ni hablar de Chile, lo que me hace especial ruido, por las altas tasas de depresión y sintomatología depresiva que tenemos a nivel nacional y que son un 20% más altas que el promedio mundial, según la Encuesta Nacional de Salud del 2015.

Porque no sólo hablamos de tomar hongos bajo la sombra de un árbol escuchando Pink Floyd, sino que su estudio podría significar una mejora considerable en la salud mental de muchísimas personas.

Por eso es tan importante que se abra paso a la investigación de la funga y se deje de lado los prejuicios y estigmas, pues existen millones de posibilidades por descubrir. Y así lo revela Giuliana Furci, la primera micóloga de Chile; Viviana Salazar, bióloga especializada en conservación; el terapeuta psicodélico Nicolás Berasain, y Mario Ahumada, emprendedor fungi en Psicodemia.

No te pierdas el décimo capítulo de EmerGentes2 a continuación:


  • Enlace copiado
Lo más visto