Historias - Astronomía

De la luz a la oscuridad: El desafío antártico de Alejandro Arroyo, el “cazador de eclipses”

Lleva 27 años buscando fenómenos astronómicos y ha visto un total de 16 desde el año 1994, sumando 300 mil kilómetros de viajes. En conversación con CHV Noticias, el historiador de arte, quien se define como "un aficionado", contó cómo será su nueva aventura el próximo 4 de diciembre.

mariana-meza
Por Mariana Meza
De la luz a la oscuridad: El desafío antártico de Alejandro Arroyo, el “cazador de eclipses”
  • Enlace copiado

El primer eclipse total de sol que Alejandro Arroyo Yáñez presenció, fue el ocurrido en Putre, Región de Arica y Parinacota, en 1994. Lleva un total de 16 fenómenos astronómicos y este sábado viajará a la Antártica para agregar uno más a su larga y ambiciosa lista, que lo ha llevado a recorrer varios países en los cinco continentes.

El apodado “Cazador de Eclipses” es historiador del arte y en conversación con CHV Noticias destacó que una de las cosas que más le gusta de este oficio, es poder ver cómo reacciona el entorno del lugar donde ocurre un eclipse total de sol. Su meta es poder recorrer una distancia similar a la que hay entre la Tierra y la Luna, es decir, 384.400 kilómetros. Sumando todas sus aventuras, actualmente lleva más de 300 mil kilómetros recorridos. 

Arroyo tendrá una nueva oportunidad de ver el fenómeno este 4 de diciembre en el continente helado, lugar que sobrevoló por primera vez en 2003 en un viaje a Melbourne, Australia.  

Lee también: ¿El próximo Pedro Pascal? Alexander Nunez, el actor y guionista con raíces chilenas que es un éxito en Canadá

Alejandro Arroyo Yáñez, / Foto cedida a CHV Noticias

Su currículum indica que lleva 27 años dedicado a cazar eclipses totales de sol y admite que a pesar de su experiencia, “yo soy un aficionado de este tema astronómico”. 

Más que fotografiar los eclipses en sí, Arroyo explica que “lo que hago es tomar imágenes del lugar donde voy, de la gente, del paisaje, y fundamentalmente un poco de registro para la memoria”

“Los cambios de luz que se producen en los eclipses totales te permiten ver un tipo de iluminación que en la realidad cotidiana no se presenta”, agrega. 

En esa línea, el historiador revela que debido a que estos fenómenos tienen una duración muy breve, “lo que uno tiene que hacer es disfrutar esa experiencia que está sucediendo a tu alrededor”. 

Lee también: ¿Cómo protegernos del Sol? Cáncer a la piel provoca cerca de 300 muertes al año en Chile

Los eclipses favoritos: Putre, Siberia e Islas Feroe 

Entre los 16 eclipses que ha tenido la oportunidad de presenciar Alejandro, hay tres que destaca y recuerda entre sus favoritos: Putre, Siberia e Islas Feroe. 

“El primero, fue en 1994 en Putre. Efectivamente cuando tu has visto un eclipse total de sol, ves muchos elementos que te sorprenden, la naturaleza y los cambios de temperaturas. Otro tema es cómo se comportan los animales, que se tienden a dormir en estas reacciones de segundos. Todos esos elementos sumados te confirman que la naturaleza actúa por su cuenta”, comenta. 

Otro de los eventos destacados que ha presenciado fue el de Siberia, “por la distancia y cómo se logró llegar a la mitad de Rusia para poder ver el eclipse, con importantes diferencias de idioma”. Arroyo también recalca su viaje a “las Islas Feroe en el Atlántico Norte, cerca de Dinamarca e Islandia. Fue un largo viaje. Hubo que llegar en un barco desde Inglaterra”. 

Alejandro Arroyo Yáñez / Foto cedida a CHV Noticias

El historiador explica que detrás de cada viaje hay una serie de factores a considerar: “Cada eclipse, en el caso de los 16 que llevo, ha tenido una logística, una preparación. Normalmente uno se demora entre dos y tres años antes de ir al lugar. Hay que ver la ruta, cómo lo vas a hacer, es como realizar un proyecto”.  

Diferencias culturales 

Uno de los elementos importantes de este curioso oficio es la forma en que es percibido por gente de distintas latitudes. En este sentido a Arroyo le ha llamado la atención “las diferencias culturales en los eclipses totales”, ya que “la gente de cada lugar reacciona diferente. Yo destacaría en este sentido a Zimbabue (África) e Indonesia”. 

Alejandro Arroyo Yáñez en Indonesia / Foto cedida a CHV Noticias

“Hay muchas religiones, sobre todo latinoamericanas, que perciben un eclipse total de sol como el término de un ciclo, el término de la vida o de la civilización”, explica Arroyo. Como ejemplo nombra el ocurrido en la Araucanía el año 2020, donde “la cultura mapuche le asigna a este fenómeno una carga negativa”. 

Alejandro Arroyo Yáñez en Pucón 2020 / Foto cedida a CHV Noticias

Próxima parada: Sábado 4 de diciembre 

El eclipse número 17 de Alejandro se concretará este sábado 4 de diciembre en la Antártica. 

Para llegar, Arroyo tomará un avión desde Punta Arenas a las siete de la mañana y tendrá un vuelo de 5 horas y media, donde compartirá con 90 personas, contando los dos aviones que realizarán la iniciativa.

El fenómeno durará solo 105 segundos, pero para este cazador de eclipses el recuerdo le quedará para siempre, sumando un nuevo viaje a su amplia bitácora.


  • Enlace copiado
Lo más visto