Por Felipe Robledo

Desde que nació, la pequeña Elena ha estado 24/7 en casa con su madre Daniela Muñoz. Al exterior sólo ha salido a controles médicos. Tampoco conoce a sus abuelos. La pandemia de COVID-19 ha obligado a la madre a extremar los resguardos por más que se levanten las cuarentenas, pero también sabe que esto tiene una fecha de vencimiento.

Este 24 de octubre acaba su licencia médica preventiva parental y hoy se enfrenta a una difícil decisión: dejar a un lado su trabajo como profesora o exponer a su hijo.

Lee también¿Dónde y cómo solicitar la Licencia Médica Preventiva Parental?

“A veces ni siquiera duermo, me angustia mucho el saber que quizá voy a tener que renunciar a mi trabajo para seguir cuidando a mi bebé, entonces es una encrucijada muy triste en la que estamos. No tenemos un lugar seguro donde dejar a nuestros bebés, las salas cunas no han abierto y aunque lo hagan nos cuestionamos cómo se va a dar por ejemplo la distancia social entre los niños”, recalca Daniela.

Ante el fracaso del proyecto del postnatal de emergencia, se estableció en la Ley de Crianza Protegida una licencia médica preventiva parental por el COVID-19 que permite recibir un subsidio similar al del postnatal.

Beneficio al que las madres pueden acceder mientras permanezca el Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe. El problema es que, según el Movimiento Postnatal de Emergencia, a cerca de 20 mil madres se les termina este beneficio fines de octubre y no podrán prorrogarlo.

Lee tambiénTeletrabajo: Tareas del hogar son la principal dificultad para 52% de las mujeres

“Este 24 de octubre se nos termina la licencia a la gran mayoría. Somos madres que hemos pedido la licencia desde marzo. En este momento, lo idóneo sería que el gobierno pusiera una indicación para que la licencia médica preventiva se pueda ampliar, que no se acabe en los 90 días”, asegura Andrea Iturri, vocera del Movimiento Postnatal de emergencia.

Durante la mañana de este viernes, el Movimiento Postnatal de Emergencia tuvieron un encuentro con la Mesa de Género COVID-19 que dirige la presidenta del Senado, Adriana Muñoz. Diversas organizaciones expusieron para buscar un camino de solución a esta problemática de miles de madres a nivel nacional.

“Hacemos un llamado enérgico al gobierno, tiene que ampliar los plazos de estas normas para que las mujeres puedan trabajar y los niños puedan estar seguros”, aseguró en la instancia Julia Requena, vicepresidenta de la Mujer de la CUT.

Pero el escenario es complejo si no hay apoyo de los distintos sectores políticos para buscar una solución en el corto plazo.

“Me causa mucha preocupación lo que dice Andrea (Iturri) de que hay licencias que se han rechazado o licencias que se reducen. Quisiera que buscáramos un camino rápido esta semana para hacer esta reunión y crear un estado de ánimo en el gobierno que es el que tiene que tener la iniciativa”, concluyó Muñoz.

Lee también: Donan exámenes para detectar cáncer de mama: Revisa cómo acceder a una de las 2 mil mamografías gratuitas

Desde la Superintendencia de Seguridad Social, encargada de este beneficio, indican que se consta, actualmente, de tres permisos de 30 días cada uno y que se adicionan al postnatal parental desde marzo y hasta que finalice el Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe.

Como superintendencia hemos dispuesto a nuestros equipos humanos y tecnológicos para entregar este beneficio a todas las personas en los términos indicados por dicha ley”, detalló Patricia Soto Altamirano, superintendenta (s) de Seguridad Social.

De esta manera, aclaran que no pueden alterar lo que la Ley de Crianza Protegida establece, tarea que sí puede modificarse con un nuevo proyecto. Mientras tanto, muchas madres del país, como Daniela, seguirán luchando por ser escuchadas.

Tags:

Deja tu comentario