Por María Luisa Carrión
{"multiple":false,"video":{"key":"oV8fdn0oCw","duration":"00:08:15","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Debate entre Gabriel Boric y Javier Macaya por dieta parlamentaria (08:15)

12 de mayo, 11.33 de la mañana y el diputado Diego Ibáñez (Convergencia Social) publicaba un hilo en Twitter que hablaba de los aportes de personas naturales a parlamentarios en campaña.

Uno de los puntos que más llamó la atención en redes sociales fue que el parlamentario se refirió a quienes encabezan el listado de los que más aportes reciben como la #BancadaSúperRicos, una que lidera Diego Schalper de Renovación Nacional, Jorge Alessandri y Guillermo Ramírez de la UDI y el diputado Francisco Undurraga de Evópoli.

¿Qué es la #BancadaSúperRicos”?

¿A qué se refería el diputado por el distrito 6 con esta alusión? En conversación con CHV Noticias, Ibáñez cuenta que se realizó una sistematización de los datos públicos del Servicio Electoral con los aportes de campaña y, según su investigación, los 10 diputados con mayor cantidad de aportes de personas pertenecen a Chile Vamos, son todos hombres y reflejan una desigualdad de ingresos considerable.

Hay una gran concentración de aportes privados en campañas de parlamentarios de Chile Vamos y eso nos sugiere que hay ‘súper ricos’ que hoy tienen candidaturas preferidas y a las cuales les depositan aportes que ningún otro chileno les podría depositar, porque nadie cuenta con ese volumen de ingresos”, asegura el diputado Ibáñez.

El parlamentario de Convergencia Social afirma que su par de Renovación Nacional, Diego Schalper, por ejemplo, recibió unos $74 millones, lo que equivale al 66% de la suma de todos los aportes de personas que recibió la bancada del Frente Amplio.

Algo que también confirma la diputada y presidenta de Revolución Democrática (RD), Catalina Pérez, al decir que “cuando sólo Schalper recibe el equivalente al 66% de la suma de todos los aportes que recibe, por ejemplo, el Frente Amplio, yo creo que el término #BancadaSúperRicos es bastante certero”.

Para la líder de RD, “lo que viene a develarse aquí es ¿a qué intereses responden los parlamentarios? ¿a qué intereses responden los partidos? y sin duda lo que aquí vemos es que hay algunos partidos o parlamentarios que responden a los intereses de los súper ricos de nuestro país”, sostiene.

Una polémica que viene justo después de que explotara otra al interior de Revolución Democrática, luego que el diputado Renato Garín publicara también a través de redes sociales, que Giorgio Jackson no dona una parte de su dieta parlamentaria, sino que la entrega a su partido.

En aquella oportunidad, el diputado Jackson aseguró en Radio Cooperativa que “nunca esbocé que estuviera haciendo beneficencia o que fuera el Padre Hurtado”y enfatizó que “me siento orgullosísimo, lo haría una y mil veces más”.

Consultada al respecto, Catalina Pérez asegura que el tema “está cerrado, está aclarado, investiguen todo lo que quieran, no tenemos nada que ocultar”.

“No se condice con la realidad, uno podría inventar mil apodos”

Uno de las mencionados por el diputado Diego Ibáñez como perteneciente a estabancada de súper ricos” es Javier Macaya. El parlamentario aparece en el puesto número 6, después de, por ejemplo, Francisco Undurraga y Luis Pardo, recibiendo un aporte personal de más de $42 millones del sector privado.

Entre los aportantes que menciona el parlamentario de Convergencia Social que le donaron plata a su par de la UDI están el empresario del retail Nicolás Ibáñez Scott, con un monto de $3 millones, Juan Eduardo Ibáñez, con $4 millones, y el empresario bursátil Fernando Tisné, con $8 millones.

Para Javier Macaya todo esto es resultado del problema de Revolución Democrática y las donaciones de Giorgio Jackson.

“Ellos tuvieron un discurso de jóvenes que vinieron a renovar la política y se les genera todo este problema por el tema de las donaciones. Intentan levantar información que es pública, que es información de hace 3 o 4 años atrás, de campañas, que es parte de lo que es el financiamiento legal de la política. Me parece que es caer en una teoría del empate, que le hace aún más mal a la causa que ellos han tratado de defender”, afirma el parlamentario.

Para el diputado UDI, que se haya puesto este tema en la palestra es netamente para tratar de desviar la atención, algo en lo que parecen concordar en Renovación Nacional, donde intentamos conversar con algunos de los parlamentarios mencionados, pero la respuesta vino desde la subjefa de bancada de diputadas, Karin Luck.

Luck afirma que “lo que está haciendo el diputado Ibáñez es tratar de empatar una situación que actualmente le está complicando a RD. Esto es totalmente de mala fe, porque acá no se hizo nada que no vaya en el marco de la ley y todo esto está regulado por la ley de gasto electoral y se rindió como corresponde en el Servel”, aseguró.

En cuanto a Renovación Nacional, tres son los parlamentarios mencionados. Diego Schalper que lidera este listado, Luis Pardo que aparece en la quinta posición y Francisco Eguigurren que está en el séptimo lugar.

“El diputado Ibáñez está tratando de desviar la atención de lo que a ellos les pasa. Ellos le mintieron a la ciudadanía diciendo que donaban, pero a su propia cuenta, a ‘Fundación Mi Partido, a ‘Fundación Mi Campaña’. Acá no hay anda irregular, lo que hicieron los diputados de Renovación Nacional y los que hayan rendido gasto electoral y gastos reservados”, finaliza Luck.

En cuanto a la denominación de “bancada súper ricos”, Macaya asegura que “no se condice con la realidad. Uno podría inventar mil apodos, mil apelativos: la bancada de las súper donaciones o de los súper mentirosos, también, porque en definitiva eso es lo que hicieron durante estos años”.

La propuesta del diputado Ibáñez

En medio de su arremetida contra la #BancadaSúperRicos, el diputado de Convergencia Social asegura que está trabajando en un proyecto de ley para reducir el aporte de privados a las campañas electorales. La iniciativa, a la que está ultimando detalles, aún está siendo conversada con los demás miembros de la oposición.

“Los aportes privados son legítimos y los aportes a los partidos desde el Estado también son legítimos. El problema no es la existencia de estos aportes, sino el monto y particularmente cuál es el límite de los aportes privados”, asegura Ibáñez.

Por eso dice estar trabajando en algunas líneas: limitar el gasto total que se da a cada cargo público, el que podría llegar hasta un 70% menos dependiendo del territorio y reducir el aporte de los privados, entre otros. Sobre este punto, Ibáñez reflexiona: “¿quién en Chile puede dar $9 millones a una candidatura o $57 millones, que es el tope legal para repartirlas en distintas candidaturas de diputados o senadores? Solamente los súper ricos, los que disponen de plata que les sobra para poder invertir en política. Y ahí proponemos una reducción sustantiva que la estamos discutiendo”.

Una reducción que podría ir en la línea de que sólo se aportara $1 millón o máximo $1,5 millones por diputado, por ejemplo, o que se limite la cantidad de candidaturas a la que el privado pueda aportar.

Un proyecto al que también se sumó Revolución Democrática. “Yo creo que tiene que ver con las posibilidades de que todos y todas puedan ingresar al ejercicio de la política en igualdad de condiciones y que no dependa de la cantidad de plata que tienes en el bolsillo”, afirmó su presidenta, la diputada Catalina Pérez.

Sin embargo, la iniciativa no convence a todos. “Es ridículo, porque ellos estaban en el parlamento cuando se prohibió los aportes de empresas, se hizo que los aportes fueran sólo de personas naturales y fueran públicos y así lo hicimos y es la razón por la cual ellos tienen esa información. Yo prefiero eso a tener un oscurantismo a cómo se financiaron las campañas de ellos”, afirma el diputado Macaya.

En cuanto al monto que se pretende reducir en el aporte de privados, para el diputado de la UDI la cifra ya es baja: “Es bastante bajo y están prohibidas las donaciones de personas jurídicas. Que ellos traten de resucitar una idea legislativa, cuando este tema se debatió ampliamente a propósito de los casos de financiamiento de política, me parece que es buscar tapar el sol con un dedo y justificar sus propias malas conductas”, finaliza.

“La pregunta es: ¿quiénes pueden darse ese lujo y a quiénes financian? Y creo que, si el diputado piensa que aquí no hay nada que regular, no se da cuenta de la tremenda desigualdad que existe para que todas y todos puedan acceder a los cargos de representación y no solamente quienes son financiados por los más ricos de este país”, concluye la líder de Revolución Democrática.

Otras alternativas

Claudio Fuentes, profesor de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales e integrante del Consejo Asesor Presidencial anticorrupción de 2015, asegura que el problema en nuestro país está dado por la desigualdad y la alta concentración de la riqueza en unos pocos y que eso tiene un efecto en quién y a quién se financia en las campañas.

Plantea dos opciones. Una, que las campañas electorales se financien con recursos del Estado, es decir, que se prohíba el aporte de privados. Y la otra alternativa, que los que quieran aportar lo hagan a un ‘fondo ciego’ y que éste se reparta en relación al criterio de la última votación establecida, de acuerdo al patrón de voto obtenido en la elección.

“Esos serían dos sistemas: financiamiento electoral estatal o financiamiento vía una bolsa ciega que podrían ayudar a desconectar la fuerte influencia que ejercen unos pocos financistas del sistema político chileno”, asegura el académico de la Universidad Diego Portales.

Además, señala que “la otra solución es reducir los montos de los límites y ampliar opciones de financiamiento, por ejemplo, transporte público gratuito el día de la elección, avisos de radio que sea estatales, igual como ocurre con la franja, eso reduce el costo de las campañas y reduce la presión por buscar financiamiento”.

Tags:

Deja tu comentario