Por Claudia Pereira
{"multiple":false,"video":{"key":"czo2JfX7PJE","duration":"00:03:29","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Historias de chilenos varados en el mundo (03:29)

Familias con niños y niñas, adultos mayores y estudiantes que ya no tienen dinero para sustentarse. Esa es parte de la realidad que están viviendo 140 compatriotas que están varados desde abril en Australia.

Las personas dicen estar desesperadas, ya que el dinero comienza a escasear, el costo de vida en el país es alto y no les es posible trabajar con la pandemia.

Y con el pasar de los días la situación empeora, ya que las visas y seguros médicos han vencido o están por vencer, otros tienen enfermedades preexistentes y requieren medicamentos de manera urgente. Es por eso que denuncian que las autoridades chilenas no han entregado soluciones concretas.

Todos nuestros pasajes aéreos han sido cancelados en reiteradas ocasiones. Somos 140 personas en el grupo de WhatsApp y a todos nos han cancelados vuelos, tanto de la empresa Latam como en Qantas. Últimamente, supimos que se cancelaron todos los vuelos de junio y julio en ambas empresas. Estamos buscando ayuda en el consulado”, sostiene Alfredo Dättwyler, uno de los chilenos afectados.

Lee también: “Mi hija no tiene identidad”: Chilenos varados en España piden inscribir a su hija para poder regresar al país

Dättwyler, quien se encuentra varado en Sidney con su esposa e hijo de 13 años, asegura que se han tratado de comunicar con las dos cancillerías y con una embajada chilena en Australia, pero no ha obtenido ninguna solución concreta de vuelo comercial o repatriación. Dice que las autoridades les han pedido completar una lista con los casos más urgentes, pero no tienen fechas de retorno. “Le solicito muy respetuosamente al gobierno chileno que pueda hacer la coordinación y puedan venir por nosotros. No estamos pidiendo gratuidad porque contamos con nuestros pasajes”, asegura.

Postura que coincide con la del chef chileno Gerónimo Rosas, quien asegura que la situación es muy compleja, porque se han perdido muchos puestos de trabajo producto de la pandemia. “Lo que nos está sucediendo es vivir la dureza de ser un inmigrante en un país que hoy en día no tiene oportunidades. Necesitamos regresar a casa y estar cerca de la familia”, explica Rosas.

Las principales dificultades

El gobierno australiano permitió que quienes llevaban trabajando más de un año e imponiendo pudieran recibir hasta 10 mil dólares australianos. Sin embargo, son pocos los que pueden optar a la ayuda y, a dos meses de la catástrofe, la mayoría no tiene cómo mantenerse.

Dentro del grupo hay un joven que necesita regresar lo más rápido posible, porque su padre fue diagnosticado con cáncer terminal hace 3 semanas. También hay compatriotas que deben defender su tesis, otros retomar trabajos o estudios, además, hay quienes han sufrido crisis de pánico y estrés por no tener una fecha de retorno.

“Mi mamá tiene 75 años y aunque está bien con nosotros, ella se quiere ir. Pero nuestro caso no es nada comparado con muchos chicos chilenos que están acá. Ahora no hay trabajo para ellos, la vida acá en Australia es carísima”, señala una chilena que recibió a su madre de visita.

Lee también: Advierten importante baja en donantes de sangre: “No vamos a poder responder a las transfusiones de emergencia”

La compatriota residente en Australia dice que el arriendo cuesta al menos US$ 200 a la semana y que la comida y pasajes también tienen un costo muy elevado, por lo que entiende la desesperación de quienes permanecen en la zona sin poder mantenerse.

“Ellos se vinieron con muchos sueños, pero se les cortó a mitad de camino. El gobierno no les da ninguna solución y ven que vienen aviones a buscar a gente de otros países y ellos siguen esperando”, sentencia.

Chilenos y argentinos unen fuerzas

Al ver que pasan los días y el retorno se ve lejano, algunos han comenzado a plantear la idea de buscar una solución en conjunto con un grupo de argentinos que se mantienen en la misma situación. “Nos pusimos de acuerdo y se nos ocurrió hacer un pedido por parte de chilenos y argentinos a nuestros gobiernos para poder llegar a una solución”, sostiene una argentina varada en Australia.

Lee también: Con esperanza de volver: Relatos de chilenos varados en el mundo (y las opciones de la Cancillería)

La idea es que nuestros países se puedan unir y podamos completar un vuelo y podamos regresar todas las personas que lo necesitamos. Esperamos que nuestros gobiernos puedan conversar y obtener una pronta respuesta”, agrega un chileno.

La respuesta de las autoridades

Desde la Cancillería señalan que continúan haciendo gestiones en medio de las trabas que dificultan la movilidad de las personas, tanto desde nuestro país como hacia Chile. Aseguran que van a presionar para que las aerolíneas cumplan con el traslado.

“Cada vez es más difícil organizar los retornos, porque los grupos son más pequeños y están más diseminados en el globo terráqueo. Sabemos que hay alrededor de 140 chilenos en Australia y tenemos que establecer específicamente dónde están y si tienen o no pasajes aéreos”, sostiene el canciller Teodoro Ribera.

La autoridad agrega que necesitan establecer un número determinado de chilenos en el país para poder hacer gestiones con las líneas aéreas Qantas y Latam, para que la gente pueda hacer uso de los pasajes que ya compraron.

Sin embargo, Alfredo Dättwyler, uno de los chilenos afectados, discrepa del canciller. Asegura que esos datos ya fueron remitidos a las autoridades: “Nosotros enviamos toda la información del grupo con un Excel donde se puede ver cuántas veces nos han cancelado. El consulado tiene todo, porque nos solicitaban completar un correo de un formulario de Latam”.

Alfredo asegura que la situación se hace cada vez más difícil porque a la mayoría no les queda dinero y muchos se mantienen gracias a la ayuda de familiares o amigos. Hay chilenos residentes que también están ayudando y en su caso todavía cuenta con algunos ahorros, pero se van agotando. “Nosotros compramos un vuelo en abril y ya me han cancelado tres veces. Yo debo volver para buscar un arriendo y colegio para mi hijo”, concluye.

Tags:

Deja tu comentario