Historias - música

Diego Sagredo, el hombre tras varias de las estrellas del trap nacional: “Chile va a ser una potencia mundial”

De origen mapuche, estudió para ser productor de eventos y comenzó organizando festivales en los que "perdía más de lo que ganaba". El productor santiaguino asegura que la música urbana está comenzando a "generar dinero y a pegar". En conversación con CHV Noticias, cuenta las complicaciones y los detalles de una industria en la que afirma que "cada vez van saliendo más mujeres".

marcelo-barrientos
Por Marcelo Barrientos
Diego Sagredo, el hombre tras varias de las estrellas del trap nacional: “Chile va a ser una potencia mundial” Cedida
  • Enlace copiado

Diego Sagredo Huenteleo (28), manager y productor, oriundo de La Granja y con abuelos maternos de origen mapuche, es una de esas personas que admite sentir un “amor” por la música. Es más, vive y colabora de ella, aunque desde un ámbito lejano a la interpretación o al tocar un instrumento.

Cuando se graduó de la carrera de producción de eventos, trabajó con un amigo y aprovechó de aprender cada detalle de esta labor, hasta que vio la oportunidad de emprender el camino propio. “Vinieron los conciertos en discotecas, empezó a ser un éxito y gané un poco de plata. Ahí dije ‘wow, este es el negocio’. Me gustaba la música y lo vi como algo rentable, pero durante varios años perdía más que ganaba” comenta

Haciendo una pausa en su labor diaria, comenzó a perfeccionarse en varios ámbitos y a interiorizarse incluso de las leyes vinculadas al rubro. Al mismo tiempo, Diego se encargaba de llevar a músicos chilenos a telonear en los conciertos de reggaetón, principalmente de los puertorriqueños que visitaban el país.

El gran cambio vino en marzo de 2019, en la novena edición de Lollapalooza, cuando al productor le hizo ruido la adoración que profesaban los fanáticos por los cantantes nacionales y en medio de la algarabía del público supo cuál sería su rubro: ser manager y administrar la carrera de jóvenes artistas. 

“Veo que chicos como Polimá Westcoast, Paloma Mami o Pablo Chill-E empiezan a calar hondo aquí en Chile. Los llevo a eventos para que abran los shows de los puertorriqueños y a telonear a los festivales. Ahí me doy cuenta que no eran teloneros, eran artistas y estaban haciendo una actividad interesante”, relata Sagredo a CHV Noticias.

Lee también: Marcianeke disfruta de su explosivo éxito tras superar una severa depresión: “Fui refugiándome en la música”

Luego, puso a prueba toda su experiencia y organizó exitosamente su primer festival de trap en mayo de 2019. Las entradas se agotaron y fue transmitido por streaming, alcanzando cifras similares a las que tienen los partidos de la selección chilena.

“Ahí empecé a entender que con ese primer evento que hicimos con ocho artistas de trap, tenía que entrar de lleno a todo lo que era el management. Fuimos de a poquito hasta que empezamos a levantar artistas como Kidd Tetoon o Harry Nach.  Los tomamos de la nada, tenían muy pocos seguidores y pudieron ser conocidos en todo Chile. Harry Nach por ejemplo ya tiene cinco discos de oro y viajó por todo Sudamérica y Europa. También Kidd Tetoon pudo colaborar con Ozuna”, cuenta.

¿Qué es el trap?

El trap comenzó a sonar fuerte en Chile en los últimos cinco años gracias a diversos artistas latinoamericanos que comenzaron a incursionar en el género, siendo quizás el más conocido el puertorriqueño Bad Bunny.

Su estilo es similar al hip-hop y el reggaetón en cuanto al contenido de las letras, ya que aborda temáticas sin filtro, lo que le permitió transformarse en uno de los estilos más escuchados en Chile, especialmente por el público joven. Al mismo tiempo, el trap suele causar polémica por las alusiones a armas, disparos, narcotráfico y violencia en las canciones, lo que  lleva a muchos a la percepción de que está asociado a la delincuencia. En ese sentido, el joven es enfático y dice: “No puedo tapar el sol con un dedo”.

El productor advierte que en Chile “ya no hay cinco o diez artistas, hay mil artistas y obviamente algunos luchan por sacar a su familia adelante. Otros, lamentablemente, vienen de otro tipo de familias”. Sagredo comenta que “de todos los artistas que hoy están triunfando, debe haber un 10% que viven de otra forma, de una manera distinta. La mayoría de los artistas quieren esforzarse y mostrar al público que sí se puede salir adelante desde un barrio o población. En este negocio hay de todo como en todo orden de cosas”.

Diego explica que “al menos un 80% de los músicos que están triunfando en el trap, vienen de la base de la humildad y de la pobreza, pero con honradez y sacrificio siempre. Juntan sus pesitos, hacen sus videos y han triunfado. Por ejemplo, en el video de la canción Illuminati de Kidd Tetoon, no teníamos ni un peso y el humo que sale ahí lo tiramos con la mano. Muchos viene de la nada y eso nos pone orgullosos a todos”.

Precisamente, el mencionado video del cantante nacional junto a Diego Smith fue alabado por Ozuna, lo que permitió que se unieran y sacaran en 2020 un remix de la canción, que tiene más de 17 millones de reproducciones en YouTube y sigue sumando.

¿Cómo se hace para guiar a los artistas jóvenes que van sumando mucho dinero para que vayan por el camino correcto?
— Es difícil. El que dice que la plata no te cambia, es porque no ha tenido plata en ese momento. No puedo juzgar a un artista que tiene 18 años y que de la nada se gana $50, $100 o $150 millones por música y eventos. Los chicos cobran $5 o hasta $10 millones de pesos por show, entonces es difícil poder guiarlos. Hemos tenido que demostrarles que no se vuelvan locos con el dinero. Es complicado poder orientar eso en una etapa donde tienen 18 o 19 años y chocan con la fama o el no poder entrar a un mall tranquilos.

¿Hay rivalidades o bandos en el género?
— Sí, como en todo orden de cosas. Hasta en el colegio hay unos amiguitos de acá contra otros de allá. En esto es lo mismo. Aquí no existe tanta rivalidad y veo más bien unión. Hay unos pocos que se tienen mala, pero veo al género muy unido en la mayoría de los cantantes. Hay (quizás) unas islas, como Paloma Mami que no la veo demasiado con los chilenos, pero los que estamos en Chile están como todo unidos. Veo cada vez más colaboraciones.

Lee también: Los sueños de Gesny, el joven haitiano promesa del patinaje en Chile: “Para mí es un refugio”

¿Cómo es el día a día de un manager del trap?

Actualmente, Diego Sagredo está trabajando con 10 artistas en el sello discográfico Deep Music, el que creó en la comuna de La Granja.  Ahí han participado nombres de la talla de Polimá Westcoast, Kidd Tetoon, Harry Nach, Galee Galee y Loyaltty, sobre quien advierte que “la romperá” en el 2022.

El productor explica que Deep Music nació luego de trabajar con muchos artistas de Puerto Rico: “Nos encantaba la vida que llevaban ellos. En ese país te iban a buscar, te llevaban al hotel y te pagaban la comida. Es algo cómico, pero decíamos por qué el artista tiene que vivir esto en el extranjero y no en Chile”.

“Entonces, cuando fui a Lollapalooza me di cuenta de que los artistas dejaron de ser teloneros y empezaron a generar y a tener fans. Dijimos que era nuestra oportunidad para empezar a desarrollar talentos desde ya. Iniciamos casi en el primer año del auge de la música urbana en Chile y empezaron a crecer muy fuerte de inmediato. Hoy nuestro país tiene muchos artistas trabajando a un nivel muy profesional”, agrega.

El nombre tenía que ser distintivo, poco típico y con profundidad, “como la Deep Web”, le dijo un colaborador. Es decir, contenido que no se encuentra en las vías tradicionales por lo que hay que ir más allá para encontrar la calidad.

Así llegaron a “Deep Music”, marca que salió luego de un trabajo anónimo de nueve meses, sin redes sociales ni mucha bulla, “porque seguíamos conociendo, buscando e intruseando toda el área”, comenta.

La cotidianeidad en el manejo de artistas y la producción de eventos, es “complicada” explica el ahora empresario, ya que “coordinamos la vida de 10 personalidades. Son seres humanos que tienen cada uno sus formas y estilos de vida. Hay que estar para ellos siempre y a cualquier hora. Esto no tiene horario, puede ser a las ocho de la mañana como a las tres de la mañana, pasan cosas todos los días y a cada rato”.

El día comienza analizando la agenda, respondiendo mensajes y coordinando reuniones. “Por ejemplo, Polimá es un artista muy grande que tiene cosas en México, en España, lanzamientos en Argentina o colabora con marcas. Lo mismo con Harry o Kidd, con quienes estamos programando fin de año y colaboraciones internacionales” comenta, añadiendo que a veces la jornada puede terminar a las siete de la tarde o “a las cuatro de la mañana al terminar un vuelo”.

Diego destaca entre entrevistas, videos, viajes, tours y comerciales, que el trap “es una industria que está generando mucho trabajo y me doy cuenta que los niños en su mayoría quieren ser cantantes. Mínimo 10 personas nos escriben al día en las páginas de Deep Music. Nos preguntan ‘cómo puedo ser artista’ y se quieren meter en el mundo de la música, eso nos llena de alegría”.

Lee también: De mambo y dembow: Quién es Flaitiano, el cantante emergente que la busca romper en la música urbana

La mujer en el trap y el futuro del género

Según Sagredo, la participación de mujeres en el universo del trap chileno “no debe llegar al 10%”, aunque reconoce que “cada vez van saliendo más. Antes no había nada y eran solamente dos, ahora hay muchas más intentando llegar al siguiente nivel”.

Es así como destaca a Loyaltty, artista que según su representante tiene un talento innato. “Ella escribe y rapea sobre cualquier tema de una forma única. Tiene un trap y rapeo que va a pegar muy fuerte este próximo año con los sonidos que vienen. Ya se conectó muy bien con todos sus colegas de Deep Music que están un poco más adelantados. Ella es algo orgánico 100%”.

¿Cómo va a crecer el género de la música trap de aquí al corto plazo?
— Este año es el tercero en que la música urbana empezó a generar dinero y a pegar, porque la música urbana y el trap llevan mucho tiempo, unos ocho años. Yo siempre he dicho que cuando estemos en el quinto año (del ascenso) Chile va a ser una potencia mundial. Va a ser así, vamos a estar en los premios y en los MTV. Estamos en la mitad de ese crecimiento para ser una potencia mundial. Nos falta muy poquito para que estalle”.

“Hace algunos años, si entrabas a los Top 10 de distintas plataformas digitales, eran todos extranjeros. El primero era Daddy Yankee, luego venían Wisin & Yandel, Don Omar y después entraban los más nuevos como Anuel, Bad Bunny u Ozuna. Hoy es distinto, en el primer lugar puede estar Bad Bunny o Marcianeke, o quizás Pablo Chill-E. Quizás hay dos o tres boricuas, pero ahí siguen los chilenos. En dos años más te aseguro que habrá nueve chilenos. Serán los extranjeros los que necesiten colaborar y lograrán hacer que nuestra música sea mundial”, indica con seguridad.

Diego finaliza la entrevista asegurando que su hijo de un año y medio le ha traído “mucha energía para luchar con todo esto”, y agrega que espera “levantar aún más a la industria y ayudar también a los niños que lo necesiten”. En este sentido, desea que los sueños de muchos jóvenes no sean solo el ser cantantes, “sino que también hacer management o ser productores. Entonces así me veo, tratando de colaborar siempre con los que recién están empezando”.


  • Enlace copiado
Lo más visto