Por María Luisa Carrión
{"multiple":false,"video":{"key":"czoKwwM2NV1","duration":"00:05:51","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Ministro Monckeberg explica detalles del nuevo pago del IFE (05:51)

Se conoce como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) 2.0. Lo que nació como un acuerdo entre el oficialismo, el gobierno y algunos partidos de oposición, ha sido todo un dolor de cabeza –lejos de una ayuda– para algunas familias, que aseguran cumplir con los requisitos y no tener el beneficio.

El presidente Sebastián Piñera promulgó la iniciativa el pasado domingo 21 de junio y fue publicado en el Diario Oficial el martes 23. Ya para el jueves 25, según el Ministerio de Desarrollo Social, se concretó la primera transferencia de los nuevos montos para más de 404 mil familias, es decir, más de un millón 300 mil personas en todo el país.

Pero hay familias que denuncian que hasta el minuto no han tenido ni un solo peso, ni una explicación que las satisfaga sobre por qué no recibieron, y quizás no recibirán, el Ingreso Familiar de Emergencia.

Malabares para llegar a fin de mes

En el hogar de Cecilia Morales en María Pinto viven cinco personas, dos de ellas con discapacidad intelectual lo que, asegura, no les permite trabajar. Son dos de sus hijos, que reciben una pensión de $130 mil y uno de ellos, además, paga pensión de alimentos.

Lee también¿Cómo apelar a la gratuidad, becas y créditos en la educación superior?

Su esposo, Juan González, maestro que se dedica a la aislación térmica, no trabaja hace unos tres meses. Es uno de los miles de chilenos que “vivía el día a día” de la informalidad laboral.

Ella, dueña de casa, tratando de hacer malabares para hacer rendir el dinero, no entiende por qué no ha recibido la ayuda del Estado.

Estoy atrasada con todas mis cuentas. Encuentro injusto que no me hayan dado a mí y a otras personas más que están en la misma condición mía ni siquiera el bono de emergencia”, asegura.

Nos cuenta que ha hecho dos veces la apelación, pero hasta ahora nada ha resultado. Aquí nos muestra una de las respuestas que le llegó por correo.

Lo que me sale es que yo genero plata mensualmente, pero lo que no saben ellos es que de un tiempo hasta acá me ha cambiado mucho la vida a mí. Me sale un total de $235 mil y resulta que no es así”, afirma Cecilia.

Además, agrega, que “y aunque sea eso, tampoco alcanza. Nadie vive con $235 mil”.

En estos momentos afirma que sólo viven con una de las pensiones de sus hijos, cuyo monto es de $130 mil, dinero que tienen que “estirar” hasta fin de mes. La municipalidad los ha ayudado con mercadería y también recibieron la caja de alimentos del Estado, pero puntualiza que “eso ya no está, o sea ya se consumió. La familia de mi esposo me ha estado ayudando, pero ellos tampoco pueden hacer mucho por nosotros”.

“Javiera”, quien prefiere que no publiquemos su nombre, también nos cuenta los problemas que ha tenido con el IFE.

“Figuraba que yo tenía un trabajo estable con contrato fijo a plazo indefinido y que ganaba $610 mil mensuales, y yo jamás he tenido un contrato con esa cantidad de plata”, indica la joven.

Es tecnóloga médica, asegura estar cesante hace dos años y que en este tiempo sólo ha realizado algunos reemplazos, por lo que es imposible que tenga un contrato indefinido. El último, nos señala, fue en 2017, cuando trabajó en un cine.

A mí me rechazaron todos los bonos, todas las ayudas que podrían llegarme porque supuestamente yo tenía un contrato de $610 mil mensuales”, afirma “Javiera”.

Lee tambiénEstos son los beneficios que se depositan automáticamente en la Cuenta RUT

Aún está a la espera de la apelación y en este tiempo no ha recibido ninguna otra ayuda, como, por ejemplo, la caja de mercadería del Estado.

Vive en la comuna de Maipú y afirma que su caso en el sector donde habita no es único: “Acá donde yo vivo a varios vecinos les pasó lo mismo. Si fuera error administrativo no sería mucha gente, sería un par de personas”, asegura.

Mientras tanto, al igual que Cecilia, hace lo imposible por llegar a fin de mes junto a su pareja, que también está cesante.

¿Casos aislados?

Dominga Painemil de Paine también nos cuenta una historia similar. Antes de la pandemia, en marzo, revisó su Registro Social de Hogares e indica que estaba entre el 40% más vulnerable del país.

¿Qué cambió después? Aún no se lo explica. Vive con sus dos hijos y sólo ella consiguió hace muy poco un trabajo por el sueldo mínimo. Antes de eso estaban todos cesantes; es más, estuvieron en cuarentena 22 días porque tuvieron coronavirus.

“Mi hija me ve, se mete a la página del Registro Social de Hogares y vio que me había subido a 71%. Según esos datos yo ganaba $800 mil. No sé de dónde sacaron eso”, afirma Dominga.

Siempre ha trabajado como temporera y sólo pudo estudiar hasta segundo básico. Con preocupación afirma que “si el gobierno estaba ayudando a la gente, es lógico que tiene que ayudar a todos. No puede ayudar siempre a las mismas personas. Uno necesita, más como estamos ahora”.

Por el momento, la única ayuda que ha recibido es la caja de alimentos que llegó en medio de su cuarentena y este fin de mes el ingreso que tendrá será el de una semana de trabajo, mientras que las deudas se siguen acumulando: “Sólo en la luz debo $200 mil y el agua no quiero ni ver”.

Lee tambiénEx médico de La Moneda, rockero y con opinión: Yuc Ramón Kong, el doctor que busca informar sobre la crisis sanitaria

La respuesta del ministerio

De los casos aquí expuestos obtuvimos respuesta para dos de ellos y son satisfactorias para las familias.

En cuanto a Cecilia Morales se confirmó que pertenece a un hogar del 40% de mayor vulnerabilidad, tanto en la calificación socioeconómica tradicional como según el Indicador Socioeconómico de Emergencia (ISE), que se creó para “tomar una fotografía más actual de las familias que la que entrega el Registro Social de Hogares”, indican desde el Ministerio de Desarrollo Social.

Desde la secretaría de Estado señalaron a CHV Noticias que el Ingreso Familiar de Emergencia 2.0 “beneficia a hogares que cuenten con pensionados de Pensión Básica Solidaria de Vejez y Pensión Básica Solidaria de Invalidez, con un monto de $100 mil mensual por cada pensionado. Por ende, el hogar cumple con los requisitos para acceder al nuevo IFE y recibirá el pago del beneficio en las próximas semanas”.

Lee también: Estos son los beneficios que se depositan automáticamente en la Cuenta RUT

En cuanto al testimonio de “Javiera”, su hogar también está dentro del tramo perteneciente al 40% con mayor vulnerabilidad y, además, se detalla que no tienen ingresos formales.

Al igual que como ocurrió en el caso de Cecilia, desde el Ministerio de Desarrollo Social se indica que “este hogar cumple con los requisitos para acceder al nuevo IFE y recibirá el pago del beneficio en las próximas semanas”.

Compromiso adquirido, pero ¿qué pasa con las demás familias que tienen este mismo problema? Quienes lo deseen pueden apelar hasta este viernes 3 de julio y las respuestas estarán antes del 10 de julio, que es la fecha oficial de pago.

Tags:

Deja tu comentario