Patricio no es el protagonista de esta nota, pero sí el responsable del gran logro de sus hijos, recientes campeones de la competencia CEO Fighting Game Championship de Mortal Kombat 11, uno de los torneos más importantes a nivel mundial de la creciente comunidad de los juegos de pelea.

Los ganadores fueron Matías y Nicolás Martínez, gemelos de 16 años oriundos de Coquimbo. Aunque esos son solamente sus nombres formales, ya que en el mundo gamer se les conoce como ScorpionProcs y FcgNicolas.

El padre, que admite estar orgulloso del logro, pudo heredar el enorme fanatismo que tiene por los videojuegos desde su juventud. Tanto es así, que para esta entrevista con CHV Noticias se presentó con una polera del legendario juego Street Fighter.

“Yo los inicié en esto cuando tenían como tres años. Empezaron en el computador, un notebook chiquitito. Ahí jugaban Mortal Kombat. Después tuvieron un Nintendo 64 y yo les marcaba las teclas con colores como azul o rojo para que se fueran aprendiendo los movimientos”, relató con notoria alegría.

Los hermanos, por otro lado, recalcaron que tienen muchos recuerdos de las primeras aventuras con los controles y todo lo que tenga que ver con los “fighting games”, como se les conoce a los juegos de combate, aunque siempre de manera aficionada.

Lee también: El renacer de Yonathan Parancán, el ex seleccionado de la Roja que fundó una escuela de fútbol a los 22 años

Sin embargo, la chispa se encendió cuando ambos se inscribieron a un torneo de Mortal Kombat X a principios del 2019, con el fin de “probarse y ver en qué nivel estábamos”, según dijo Matías, añadiendo que les fue muy bien.

El resultado: Matías salió campeón y Nicolás quedó tercero, llamando inmediatamente la atención de toda la comunidad. Tanto es así, que nadie podía creer que los chicos que tanto deslumbraron con sus habilidades tenían solamente 13 años.

“Después de ese torneo fueron invitados a otro en Santiago y lo ganó Matías, ahí dijeron que tenían talento. Entonces, ellos entraron a un team y estuvieron harto tiempo recibiendo mucho apoyo. Luego, cuando salió el Mortal Kombat 11 saltaron al equipo TopSieteGames que es de República Dominicana, donde entraron en diciembre del 2020″, contó el padre.

En dicho team, Patricio fue contactado por Djon, CEO de la escuadra, quien se mostró más interesado que nadie en contar con el talento de Matías y Nicolás, lo que finalmente se concretó en diciembre del 2020.

¿La clave? El entrenamiento

En ese contexto, Matías aclaró que esto es más que una afición para ellos: “nosotros estudiamos a los personajes, sus movimientos y todo eso. Estamos todos los días tres horas entrenando. Con mi hermano también jugamos partidos para practicar y simular en lo competitivo”.

Respecto a esta rutina de entrenamiento, Nicolás reveló que se también fijan en otros jugadores profesionales a nivel internacional. Así, han observado con intensidad lo que hacen en sus canales de YouTube y Twitch, contando que a veces “cuando jugamos entre los dos pueden ser hasta diez horas, nos quedamos pegados”.

La educación es un tema relevante a la edad de estos jóvenes y los hermanos Martínez admiten que se vieron “favorecidos” con el modo online de su colegio debido a protocolos COVID-19. Eso sí, Patricio asume que tienen la misión de compatibilizar sus prácticas con los estudios.

“En general pido que sean bien independientes y que se hagan cargo de sus cosas. Yo trabajo y me ausento siete días, por lo que el mayor tiempo del mes lo pasan con su mamá. Ellos tienen que ser responsables con sus labores y uno no puede andar encima, ya no son guaguas. Ahora justo se dio la oportunidad de que el estudio es online y van viendo sus tiempos, tareas y cosas” declaró el padre.

En 2022 ambos cursarán cuarto medio, aunque el foco está casi en su totalidad en los fighting games y en las competencias que vienen.

Lee también: Los sueños de Gesny, el joven haitiano promesa del patinaje en Chile: “Para mí es un refugio”

El viaje a Estados Unidos

En la competencia disputada en Orlando hace algunos días, viajaron los hermanos junto al padre, además de Djon y otros competidores nacionales.

Para esto, Patricio pidió vacaciones en su trabajo y todo se pagó entre sus ahorros y lo ganado por los hermanos en competencias anteriores, lo que permitió que “pudieran cumplir su sueño”.

“Ellos siempre quisieron esto, participar en un torneo grande de Estados Unidos. Otra idea era ganarlo, aunque siempre fueron con la mentalidad de entrar entre los ocho mejores. Entonces les cumplí el sueño porque era posible. Compré los pasajes, nos fuimos y todo resultó”, destacó.

Matías explicó que al finalizar la competencia y ganar el torneo “me sentí muy emocionado porque estaba orgulloso de haber representado al país y a Latinoamérica. Nunca se había visto que un latinoamericano haya ganado un torneo en Estados Unidos y eso me emociona”.

Nicolás, segundo lugar en la competencia, sostuvo que “no esperaba” llegar a instancias finales, pero que “ya sabía que la iba a pasar muy bien y que la experiencia iba a ser muy buena”.

“Cuando llegué al torneo estaba muy emocionado de jugar, entonces dije ‘tengo que darlo todo hasta estar dentro de los ocho mejores’. La verdad, en los últimos días no esperaba estar en instancias finales, porque lo veía como imposible”, agregó.

Lee también: Diego Sagredo, el hombre tras varias de las estrellas del trap nacional: “Chile va a ser una potencia mundial”

Las virtudes y lo que se viene

Patricio, Matías y Nicolás regresaron el pasado martes a Coquimbo, pero no hubo tiempo para ninguna celebración ni descanso, ya que esa misma tarde los gemelos jugaron un torneo clasificatorio para un nuevo campeonato que se inicia este viernes.

El gran objetivo ahora está puesto en un nuevo mega evento pactado para mayo del 2022 en Chicago, donde pretenden nuevamente dejar la bandera chilena en lo más alto.

“Mi estilo de juego es ser agresivo. Me gusta ir adelante y presionar. Por otro lado me cuesta con los jugadores random, los que hacen cualquier cosa porque eso me descoloca la mente.  Si te pasa eso puedes cometer muchos errores” explica Matías, quien también reveló que su personaje favorito en el actual Mortal Kombat es “Fujin”.

Su hermano Nicolás, que se declaró fanático de “Kabal”, también describió la agresividad como una de sus fortalezas, aunque asume que “tengo que ser más paciente, porque también me desespero. Aprendimos que hay que controlar los nervios y darse unos respiros”.

Pese a la felicidad que ambos demuestran en la entrevista, dicen que esto no se queda aquí y que están mentalizados en los próximos desafíos.

“Tengo buen futuro y me veo estando entre los mejores. Quiero seguir compitiendo, ganando torneos y mejorando. Vamos a estar participando consistentemente para prepararnos de cara a todos los campeonatos importantes que vienen”, manifiesta Matías.

Entre los objetivos de Nicolás están “viajar más, conocer el mundo y tener más oportunidades en este ambiente. Queremos que Chile siga creciendo en el ámbito de los fighting games. Para muchos fue una sorpresa que ganáramos, pero mucha gente de Estados Unidos o Puerto Rico nos conocía”.

“El 99% de esto es parte de ellos, porque yo soy más de los juegos antiguos. Ellos estudian y hacen todo. Yo solamente les vi harto potencial y los apoyé, como lo hizo Djon, TopSieteGames y Lady Ixel, a quienes les agradezco mucho”, señaló el orgulloso padre de estos gamers.

Tags:

Deja tu comentario