Por Felipe Hernández
{"multiple":false,"video":{"key":"oVpJMPJFzD","duration":"00:02:47","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – 500 alumnos quedan sin colegio para el próximo año (02:47)

“Los primeros días, desde que estalló la pandemia en Chile, se dijo que las clases no iban a ser presenciales. Pasó marzo, abril y claro, todos seguíamos preocupados por esto. Por lo mismo no presioné al colegio, pero llegó mayo y todo siguió igual, sin clases“.

De esta forma, Aniella Descalzi, apoderada de tercero medio del Liceo José Victorino Lastarria, de Providencia, comienza su principal reclamo. Ve cómo su hijo termina las guías que le envían por medio de las plataformas www.puntajenacional.cl, Aprendo Libre, y Pixarron, pero, dice, “no hay una retroalimentación en la que los estudiantes puedan tener respuestas a sus dudas“.

Por eso, la misma Aniella decidió impulsar clases por la aplicación Zoom. ¿Quién sería el profesor o profesora? Ella misma, quien no tiene título de docente, pero de todas formas comenzó a realizarlas y los compañeros de su hijo se sumaron como alumnos.

“Inicialmente, dije, voy a hacerles clases de Matemáticas dos veces a la semana”. Así, a la primera clase de matemáticas invitó al profesor del ramo. Tras esto, el docente le envió un correo señalando que “el Departamento de Matemáticas intenta trabajar con una estructura formal, es decir, el que todos los estudiantes tengan la misma información y las mismas oportunidades de aprender por los distintos medios posibles”.

 

Luego, vinieron más horas de clases. Incluso, se realizó una programación. “Pero en paralelo presenté una denuncia en la Superintendencia, por violación al derecho fundamental a la educación. Pedí una auditoría al Liceo, y una auditoría a los profesores, para saber las competencias de ellos también”, cuenta Aniella.

“Como esto siguió avanzando y el número de alumnos comenzó a crecer, dije, voy a crear un Google Drive, donde tenga una carpeta de Filosofía, Historia, Biología, Matemáticas e Inglés, por ejemplo, para que puedan ir subiendo las guías. Las guías de Historia las subieron y yo tengo un amigo que es abogado y le pedí si podía revisar las guías, y me dijo que las había visto y que le parecía que no estaban tan bien, porque están viendo el concepto de Estado, democracia y otras cosas y me dijo ‘les voy a hacer yo una clase’. Eso fue importantísimo porque mediante eso pudieron arreglar su guía”, relata.

Lee tambiénComputadores de la Junaeb: Revisa quiénes pueden recibir Becas TIC y en qué fecha se entregan

Benjamín Rojas, alumno de tercero medio del mismo liceo, siente preocupación por lo que se está viviendo.

“Solo por dar un ejemplo, en Matemáticas hemos perdido 640 horas de clases, porque la única respuesta que nos da la dirección y la municipalidad es un método de autoaprendizaje, no con un profesor. Tenemos muchos compañeros con problemas de salud mental por el mismo tema de la pandemia. Pero nos hemos ido ayudando y apoyando entre todos, haciendo tutorías o ayudantías”, cuenta.

“Son pocos los departamentos que nos han hecho clases online. Física o Química, que empezamos recién esta semana. En Matemáticas hemos tenido clases en dos ocasiones, pero sin un horario determinado. Es como que cuando se acuerdan de nosotros, nos hacen clases. Para mí este es un año perdido. Una de las guías de Matemáticas que nos enviaron nos enseñaban a sumar, a multiplicar y estamos en tercero medio“.

Lee también: Superintendente de Educación y reclamos por clases online: “El llamado es a acuerdos entre apoderados y establecimientos”

Como presidenta de los apoderados de uno de los terceros medios, Flora Traverso pidió explicaciones a la dirección del establecimiento y no quedó conforme.

“La respuesta que han dado ellos, no en uno sino en varios correos, es que no pueden hacer las clases online, porque no existe una plataforma para los profesores que les permita dar las clases, o sea, que los profesores no están capacitados y lo otro, que es lo principal que dicen ellos, es que la mayoría de los alumnos no tienen Internet o algún equipo para poder conectarse. Algo que es irrisorio porque ellos mismos entregaron muchos chips, más de mil, y tablets”, asegura.

La respuesta del Liceo Lastarria

La respuesta del establecimiento corrió por cuenta del director del liceo, Pablo Gallegos: “Agradecemos y valoramos los requerimientos de nuestros apoderados por mejorar nuestros procesos pedagógicos”. Junto a ello, señaló que el liceo cuenta con las tres plataformas educativas.

“Hemos entregado chips y tablets para que nuestros estudiantes puedan acceder a estas plataformas. Con el tiempo se irán incorporando más asignaturas y profesores para un trabajo online, vía Meet o vía Zoom. Hemos conversado con el equipo directivo y con los profesores para recibir los requerimientos de nuestra comunidad. Por lo tanto, ustedes deben sentirse en completa libertad para escribirnos y dar sus opiniones”, dice.

La máxima autoridad del emblemático liceo de Providencia cerró reconociendo que “este no es un sistema perfecto, pero estamos trabajando para asegurar y mejorar la calidad de la educación de todos nuestros estudiantes“.

La alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, respondió en Twitter un mensaje enviado por el alumno Benjamín Rojas. Ahí dijo: “El sistema, en todo caso, se supone debe ser monitoreado por sus profesores. Así que veré qué ocurre para poder darles a todos la respuesta que merecen“.

Matthei señaló luego en otro mensaje: “Benjamín, he conversado el tema y los equipos directivos y profesores estarán atentos a sus inquietudes. Siéntanse con la libertad de escribirles, dado que ellos siguen trabajando. No es un sistema perfecto y estamos viendo correcciones y mejoras para ustedes y su educación“.

La Superintendencia ante la denuncia

Tras haber sido ingresada la denuncia por Ariella Descalzi ante la Superintendencia de Educación, el caso fue cerrado debido a que el Liceo Lastarria manifestó que se estaban entregando los materiales de apoyo respectivos.

Sin embargo, solicitamos una declaración y a continuación publicamos la respuesta:

“En atención a este caso en particular, la Superintendencia de Educación solicitó antecedentes al establecimiento para verificar si se cumple con la entrega de educación de acuerdo a lo dispuesto por el Ministerio de Educación. A su vez, por tratarse de un tema técnico pedagógico, la denuncia además fue derivada al Departamento Provincial de Educación correspondiente, organismo competente para evaluar aspectos pedagógicos, el cual se encuentra revisando el caso y mantiene una comunicación con el establecimiento para orientar y gestionar de la mejor manera la entrega de educación a distancia. Si el Departamento Provincial de Educación, en base a sus atribuciones, determina que el establecimiento eventualmente y de acuerdo a los antecedentes no se ajusta a la normativa educacional, como Superintendencia iniciaríamos un proceso de fiscalización”.

Mientras tanto, los alumnos del liceo siguen esperando.

Tags:

Deja tu comentario