Por Paz Arancibia y Gonzalo Núñez

Maximiliano Andrés Rosales Pérez nació el pasado viernes 3 de septiembre a las 23:30 horas de la noche y además de sorprender a sus padres, dejó boquiabiertos a los doctores del Hospital Barros Luco, al pesar 6,3 kilos y medir 58 centímetros.

Su padre Alejandro contó a CHV Noticias que les habían dicho que el pequeño pesaría 5.2 kilos, por lo que junto a su pareja estaban preparados para recibir a una guagua grande. Sin embargo, comentó que al momento del parto todos quedaron asombrados por su tamaño.

Pese a las medidas del la guagua, su madre Francesca (33) fue sometida a una cesárea de solo 45 minutos, sin sufrir mayores complicaciones. Aunque sufrió de diabetes gestacional, todo lo demás salió bien al momento de darle la bienvenida al mundo a su tercer hijo.

Lee también: A casi un año y sin responsables, murió abuelito asaltado tras cobrar pensión y 10%: “La gente humilde no tiene justicia”

Antecedentes de la madre

Francesca y Alejandro tienen dos hijos más, de 12 y 16 años. Ambos nacieron por parto normal y sus medidas fueron las de un recién nacido promedio. Por eso, aunque la cirugía fue tranquila, ella reconoce que la recuperación ha sido compleja.

Pero eso no es lo único difícil, ya que el lactante permanece internado en la unidad de Neonatología del Hospital Barros Luco, donde se encuentra estable.

Foto cedida por los padres de Maximiliano

Sus padres detallaron que están a la espera de un ecocardiograma para ver cómo está su corazón. “Lo que importa ahora es que el examen salga bien”, expresó Francesca, quien es diabética hace cuatro años. Por lo mismo, afirmó que el pediatra de Maximiliano le dijo que una de las razones por las que su bebé era más grande de lo normal era por su enfermedad de base.

En ese contexto, desde el recinto de salud informaron que al pequeño se le está tratando una hipoglicemia, pero se encuentra estable.

Pese a todo, dicen entre risas que una anécdota para contar es que casi toda la ropa que le compraron a su retoño le quedó pequeña. Aseguran que tendrán que regalar por lo menos la mitad.

Lee también: Campaña busca hallar gemelo genético para joven de 24 años con leucemia linfoblástica aguda

“La diabetes de la madre debe ser controlada”

Alfredo Misraji, médico de la Clínica Meds especializado en Pediatría y Microbiología, explica que este tipo de casos se llama macrosomía fetal, “que es cuando el niño recién nacido tiene una masa superior a los cuatro kilos“. Según detalla, generalmente solo el 5%  de los partos generales tienen dicha condición. “Lo de seis kilos es bastante importante”, sostuvo.

Con respecto al origen de la macrosomía fetal, el especialista afirmó que los dos factores maternos más relevantes son “si la madre es obesa o tiene sobrepeso o si la mamá tiene diabetes pregestacional. La última, debe ser controlada y no debe generar que la madre supere un peso importante“.

“La guagua regula muy bien la diabetes de la madre, pero lo que va a producir, como tiene gran cantidad de glucosa en la sangre, es el mayor crecimiento de la guagua. Como el bebé tiene que producir insulina, cuando nace puede que tenga demasiada insulina y puede bajar la glucosa (hipoglicemia), por eso hay que chequear que no sea prematuro, sino podría tener problemas pulmonares”, advierte el pediatra.

Finalmente aseguró que luego de un estudio completo de la guagua, hay que realizar “un estudio genético” para ver si hay enfermedades de base que puedan generar la macrosomía.

“Una vez que nace, hay que tenerla en muy buenos cuidados para tener un muy buen control de examen de laboratorio de todos sus signos vitales para medir todos sus parámetros”, sentenció”.

Lee también: La historia de Samantha Molina, la pequeña de 2 meses con extraña enfermedad a la que le dieron una semana de vida

¿Bate un récord?

Al momento de verlo, se dieron cuenta que se podía tratar de uno de los bebés más grandes de Chile. No obstante, este hecho hizo recordar uno de los casos más emblemáticos ocurrido en 2011 en la zona costera de Cautín, cuando una madre dio a luz a la bebé más grande nacida en el Hospital Hernán Henríquez de Temuco. La guagua pesó 6 kilos y 815 gramos, con una estatura de 56 centímetros. 

No obstante, hay una hazaña difícil de superar, pero no imposible, considerando que el recién nacido más grande del mundo pesó 18 kilos. Se trata de un pequeño australiano cuya madre, quien sufría graves problemas de sobrepeso, dio a luz en febrero de este año.

Ese bebé rompió el récord mundial del recién nacido más grande del mundo, quitándole el puesto a un lactante nacido en Sudáfrica, en 1839, quien pesó 17,2 kilos y que a los 18 años medía 2,28 metros.

Lee también: La ansiedad por una “nueva” realidad: Cuáles son los síntomas que puede provocar el avance a Fase 4 y cómo afrontarlos

 

Tags:

Deja tu comentario