Por Mariana Meza
Archivo cedido / Foto: Erick Barraza

–¡Hola! no lo olvides, a las 14.00 horas. 

–Sí, ahora te llamo. 

Es miércoles 29 de septiembre y Gesny Pierre Louis contesta el teléfono ansioso luego de enviar un WhatsApp, en medio de la hora de almuerzo en su trabajo como carpintero en Lampa, para ser entrevistado por CHV Noticias

Gesny (25) es de Haití y hace 5 años reside en Chile. Su gran pasión en la vida es, según cuenta, el patinaje, y uno de sus sueños es poder “participar en una competencia mundial”, además de tener una escuela donde pueda enseñar este deporte que, por una experiencia personal, describe como su refugio y un momento de desconexión con la realidad. Es solo él y sus patines. 

Gesny frente al Palacio de Tribunales de Justicia, diciembre de 2020 / Foto: Erick Barraza, cedida por Gesny a CHV Noticias

Oriundo de Puerto Príncipe, la capital de su país, Gesny patina desde que era un niño, cuando comenzó a la corta edad de 9 años. Sin embargo, fue a los 11 cuando “empiezo a moverme y a ver que mi pasión es el patinaje”. Solo bastaría su llegada a Chile para comprobarlo. 

En Haití, un país que se caracteriza por su alto nivel de pobreza, “fui la primera persona que llegó con patines como una actividad”, recalca el joven y cuenta que en su adolescencia, entre los 16 y 17 años, participaba de carnavales.“también logré formar mi club”, cuenta orgulloso.

Lee también: Alberto Abarza, triple medallista paralímpico: “Demostramos que si hay recursos, van a haber logros”

Un talento innato: “Veo algo, lo examino y lo hago”

Actualmente, además de su trabajo como carpintero, Gesny es profesor amateur y embajador de una marca de patines en Chile, un mérito que ha logrado completamente solo porque nunca ha tomado clases de patinaje. 

Según él mismo describe, su metodología de aprendizaje consiste en que “veo algo, lo examino y lo hago”. Así ha sido toda su carrera no profesional en el deporte de ocho ruedas hasta ahora. Mientras tanto, anhela poder formar parte de una federación. 

“Yo aprendí solo, porque soy una persona que tiene un nivel de inteligencia muy acorde”, explica Pierre Louis y agrega que “nunca he tomado clases en mi vida, hasta hoy día, ni siquiera ver videos por internet”. 

“A veces yo salgo y veo a la gente haciendo trucos, los miro y después me entreno, trato de probar cosas nuevas y ahí, poco a poco, voy mejorando y profesionalizándome en el mundo del patinaje”, continúa. 

Su llegada a Chile: El primer paso en su carrera 

Si bien fue a los 11 años cuando se dio cuenta de la pasión que sentía al subirse a los patines y que era bueno en ello, fue en Chile donde realmente, dice, descubrió su talento innato. 

“En mi país lo hacía como pasatiempo, pero cuando llego acá empiezo a participar en grandes competencias, a nivel nacional, pero que tiene importancia porque nosotros tenemos un sistema de ranking mundial”, detalla Gesny y añade que “al participar en estas competencias empiezo a ver mi capacidad y descubro mi talento”

Actualmente entrena en paseo Bulnes con Alonso de Ovalle, a pasos de su hogar en el centro de Santiago, con diferentes personas con las que comparte la pasión por los patines y con quienes han formado una comunidad de “rollers”. 

“La comunidad del patinaje es muy grande acá en Chile y de hecho estamos organizando algo similar como una marcha. Es una junta muy grande que nosotros hacemos a nivel nacional cada primer sábado del mes”, comenta Gesny sobre la comunidad “Santiago Rollers”, una de las que reúne más personas en la capital. 

Lee también: Ley Adriana: La lucha por educar y poner fin a la violencia obstétrica en Chile

Un refugio

El andar en patines se ha vuelto algo fundamental en la vida de Gesny, que va más allá de un medio de transporte para moverse por la ciudad o un deporte. 

–¿Qué es lo que más te gusta de patinar? 
–El patinaje para mí es un refugio, no es solamente un medio de transporte ni un deporte, porque como fallecieron mi papá y mi mamá es una manera de despegarme. El patinaje es parte de mi vida, me representa en muchas cosas en ella, es una forma de desconectarme, liberarme y no estar estresado. 

Gesny es número 1 en la modalidad Freestyle Slalom, la cual cuenta con varias categorías, entre ellas, salto y derrape. Sin embargo, según cuenta, en Chile no existe una federación que se dedique exclusivamente a ella, situación que aleja su sueño de competir profesionalmente y representar a nuestro país.

Pese a lo anterior, el joven ha ganado diferentes torneos a nivel nacional. En 2020, obtuvo el primer lugar en la modalidad de salto de altura en la “Expo Roller II” Chile, logrando elevarse en 1 metro y 30 centímetros; el 2019 ganó el tercer lugar en la “Battle Winter” (modalidad Coning IV High Jump), segundo puesto en el “Amistoso Roller Mania Jump” (modalidad Battle II) y dos primeros lugares en una competencia de patinaje libre; mientras que en 2018 también estuvo en el podio en competencias similares.

Gesny admite que, con respecto al patinaje, en Chile “valoran lo que estoy haciendo, porque en mi país eso no tiene mucho valor” y que “si logro tener la nacionalidad y voy a poder seguir con mi sueño”. Lamentablemente, no siempre todo ha sido color de rosas. 

Lee también: De crítica al capitalismo al aumento de endorfina: Las claves para entender el éxito de “El Juego del Calamar”

“He sufrido mucho por mi raza”

Si bien es cierto que en Chile descubrió su pasión y talento por el patinaje, Gesny también ha sido víctima de la discriminación racial. Cuenta que en los cinco años que lleva viviendo en el país “he sufrido mucho por mi raza”, color y origen. Incluso comenta que luego de decir que es haitiano algunas personas le han dejado de hablar.

Aún con esa experiencia, el joven de 25 años, con una hija de 2, se siente agradecido porque aquí pudo surgir: cursó la enseñanza media y, por sobre todo, descubrió su talento y las oportunidades que hoy lo hacen merecedor del primer lugar en modalidad salto largo y altura a nivel nacional. “Es el primer país que me dio la posibilidad para poder salir adelante”, recalca.

Gesny en una competencia, agosto de 2021 / Archivo personal cedido a CHV Noticias.

Sin embargo, el problema al que se enfrenta ahora es poder conseguir un certificado de antecedentes de su país, al cual todavía no puede acceder porque Haití no tiene un sistema online en el que se puedan solicitar ese tipo de documentos. Mientras tanto, Gesny se las ingenia para buscar una solución y así transformarse definitivamente en un ciudadano chileno. 

Un influencer

Gesny tiene más de 12.500 seguidores en Instagram y divide sus días entre su trabajo como carpintero, el tiempo que hace clases y su faceta como embajador de una marca de patines.

El joven actualmente es auspiciado por la tienda Alacalufe, dedicada a importar y vender patines profesionales. “Soy el embajador oficial de esta marca suiza, que vende el patín de lujo que aproximadamente cuesta como 600 mil pesos“, explica orgulloso. Cada vez que se vende un patín, Gesny realiza clases gratis al comprador, si es que así lo desea.

“Esa tienda me apoya con los patines, los accesorios y cosas que necesito”, agrega. 

–¿Y ellos te pagan? 
–Todavía no tengo un sueldo con ellos porque el contrato fue con la tienda, y la tienda tiene que cumplir el compromiso conmigo, pero más adelante voy a tener un contrato directo y ahí voy a poder tener un sueldo, y tener beneficios de viajes, apoyo en competencias y muchas cosas. 

Con respecto a su clases, Gesny explica que, además, también realiza dos tipo de lecciones particulares: personalizada y grupal. 

Hay una clase particular personalizada, que es una persona por clase, y una grupal, que es un grupo de personas que puede tener aproximadamente 10″, detalla Pierre Louis. “Las grupales duran como dos horas y yo cobro cerca de 5 mil pesos. Y la particular personalizada dura una hora y media y esta tiene un valor de 10 mil pesos, pero la persona puede elegir el lugar y el horario a convenir”, añade. 

–¿Cómo te pueden contactar? 
–Me pueden contactar por Instagram (@gesny_pierre_louis), yo lo manejo y siempre respondo todos los mensajes. 

Al ser consultado sobre cuál es su sueño, Gesny no se demora ni medio segundo en responder: “participar en una competencia mundial”.

–Y además de poder estar en un campeonato a nivel internacional, ¿qué quieres hacer?
–Tener una escuela, porque el patinaje es un deporte muy lindo y muy bueno para nosotros como seres humanos, en la que pueda enseñarle a la gente y compartir lo poco que sé. Es algo que me gustaría lograr, es uno de mis sueños.

Tags:

Deja tu comentario