Profeta de Peñalolén confiesa que se casó, pero sin abandonar la poligamia: “El amor no engaña”

Reconocido desde hace casi 20 años por defender el modo de vida que permite tener más de una esposa al mismo tiempo, Hugo Muñoz cuenta a CHV Noticias los motivos que lo llevaron a casarse, su actual estado de salud y cómo mantiene la fe a sus 69 años. "El hombre fue creado con su mujer", afirmó.

marcelo-barrientos
Por Marcelo Barrientos
Profeta de Peñalolén confiesa que se casó, pero sin abandonar la poligamia: “El amor no engaña” Cedida
  • Enlace copiado

Fue a mediados de la década de los 90 cuando Hugo Muñoz Escobar comenzó a ser reconocido en la sociedad chilena, aunque no precisamente por su nombre propio, sino por ser el denominado “Profeta de Peñalolén“.

Conocido también como “Jacob”, este fornido y barbón individuo fue uno de los primeros casos de poligamia documentados en Chile, señalando que estaba emparejado con siete mujeres, con las que tenía más de 30 hijos y más una decena de nietos.

“Las amo a todas y estoy feliz”, decía a la prensa en aquella época. Desde entonces, mucha agua ha pasado bajo el puente, incluyendo una etapa en la que quería vivir en una cueva y ser un ermitaño.

El Profeta, es un hombre casado

A inicios de esta semana, una de sus “siervas”, como se autodenominó, se contactó con Cazanoticias de CHVNoticias para contar lo inesperado: Hugo Muñoz se casó por el Registro Civil el pasado 14 de septiembre con Eva Ramos.

En entrevista exclusiva con nuestro sitio, el hombre de 69 años señala que estaba interesado en contar por qué se vistió de etiqueta para contraer matrimonio con una de sus parejas de hace más de 30 años.

“Fue por temas legales”, dice el profeta de Peñalolén, quien se peinó su blanca melena, se puso una camisa a rayas y una chaqueta blanca para firmar el compromiso, el cual cerró con el siempre recordado beso.

Muñoz cuenta que hace años ya estuvo casado con otra de sus parejas, pero que la situación no terminó bien y que incluso ella lo demandó en el divorcio, pese a que asegura “siempre le di oportunidades. Le pagué cursos de alta costura, le compré maquinarias para que trabajara y no aprendió nada, ni siquiera a manejar un vehículo”.

¿Dejó la poligamia?

Al ser consultado sobre si decidió dejar la poligamia, Muñoz es claro y enfatiza en que “no la he abandonado”. Si bien fue monógamo por un tiempo, hoy tiene a otra pareja además de Eva Ramos.

“Las señoras madres están más jóvenes. Yo ya tengo mi edad (…) Tengo mis nietos preciosos y para el 18 de septiembre invité a toda mi familia. Conmemoramos a los próceres que lucharon por nuestra patria”, agrega.

En ese sentido, el Profeta de Peñalolén reflexiona que “el amor no engaña” y que a la mujer con la que se casó ante el Estado chileno la conoció hace 30 años. “Nos enamoramos y nos entregamos”, dice.

“El hombre fue creado con su mujer. El hombre no es sin su mujer”, responde ante la pregunta de si pensaba dedicarse a una sola pareja.

De hecho, las mujeres con las que estuvo emparejado, y con las que tiene más de 30 hijos, lo van a ver regularmente, debido a que casi todas viven muy cerca de uno de sus domicilios.

Salud y “visiones”

Actualmente, “Jacob” está atravesando un delicado estado de salud. Incluso, relata que ha estado en varias ocasiones en clínicas con diversos médicos. “Es la voluntad de Dios y es así no más”, sostiene.

“Algunos (médicos) me dicen que tengo cáncer, pero otros dicen que no. Pasé por todas las máquinas y me iban a operar, me metieron hasta el pabellón y me explicaron la intervención, aunque al final no me operaron”, agrega.

Desde entonces, se ha mantenido en las residencias de Champa, al sur de la Región Metropolitana, o en Pedro Aguirre Cerda, lugar donde dio una recordada entrevista a CHVNoticias el 2016.

Sobre cómo se mantiene económicamente, narra que actualmente es pensionado y que tiene “negocitos” que le permiten subsistir junto a su esposa y a sus hijos: “Ahí me sostengo”.

Respecto a si todavía cree que es un “enviado de Dios” como dijo en reiteradas ocasiones, Muñoz afirma: “Absolutamente sí. Tengo un nombre que es divino (…) Yo tuve pequeñas relevaciones y visiones toda mi vida”.

“La idea es tener una buena imagen con el matrimonio para honrar mi fe en la que yo persisto. Tengo mucho que decir y hablar de mi fe”, concluye.

Así, el Profeta de Peñalolén abre, a sus 69 años, un nuevo capítulo en su vida.

Ceremonia (cedida)


  • Enlace copiado
Lo más visto