{"multiple":false,"video":{"key":"b48HoWTjve","duration":"00:01:27","type":"video","download":""}}

Una caja de fernet y bebidas gaseosas. Eso es lo que llevaba una ambulancia en la provincia de Santiago del Estero, Argentina, cuando debió pasar por un control policial.

De acuerdo a lo que señalaron los trabajadores cuando fueron interceptados y debieron dar las explicaciones, el destinatario del contenido era el hijo del intendente trasandino Héctor Ibañez.

La situación quedó al descubierto cuando, el lunes cerca de las 19:30, policías realizaban un control de rigor al transporte sanitario en medio de la pandemia de coronavirus, con el objetivo de corroborar que se cumplieran los protocolos sanitarios en el transporte de pacientes.

Pero nunca sospecharon que los que trasladaba la ambulancia eran botellas del popular licor y los once packs de las gaseosas. De hecho, al interior del vehículo, también iban tres pacientes y dos acompañantes.

Lee también: Le quitaron su pasaporte y quedó atrapado: Hombre estuvo 110 días en aeropuerto de Filipinas

Ante esto, fue el propio conductor quien sinceró que salieron del Hospital Regional de la capital provincial con dirección a la localidad de Añatuya, con el objetivo de entregar el cargamento al hijo del intendente local.

Durante este miércoles, el intendente salió a reconocer los hechos. “Este muchacho se ha equivocado y el chofer, teniendo en cuenta que le pide el hijo del intendente sin consultarme, accede y hace el traslado. Ha ocurrido lo que es de trascendencia nacional. Mi hijo cometió un error y lo va a pagar“, sostuvo Ibáñez según consigna Infobae.

Además, los tres enfermeros involucrados quedaron detenidos.

Tags:

Deja tu comentario