{"multiple":false,"video":{"key":"oVn7GtZlqw","duration":"00:01:11","type":"video","download":""}}

El abogado de derechos civiles Ben Crump reveló a través de su cuenta en Twitter las imágenes de una detención que sufrió un niño de 8 años en una escuela primaria de Florida.

El menor supuestamente había golpeado a una profesora, por lo que fue arrestado por la policía de Key West en diciembre de 2018. El hecho causó conmoción en Estados Unidos, luego que trascendiera el registro a través de redes sociales.

Lee tambiénHija de inmigrantes: Kamala Harris, la primera afroamericana en postular a la vicepresidencia de EE.UU.

La familia del niño presentó una demanda contra la ciudad, con el apoyo de Crump, abogado quien también representa a la familia de George Floyd, indicando que los funcionarios policiales usaron fuerza excesiva y que las autoridades de la escuela no intervinieron.

Asimismo, se alega que la ciudad y el distrito escolar violaron la Ley de Estadounidenses con Discapacidad, puesto que el menor padece de Trastorno de Déficit de Atención.

A través de un comunicado difundido por el Miami Herald, el jefe de policía de Key West, Sean T. Brandenburg, aseguró que sus oficiales no actuaron de mala forma y que siguieron los procedimientos operativos estándar.

Por su parte, Bianca N. Digennaro, madre del menor, detalló en una conferencia de prensa vía Zoom que aquel día su hijo fue arrestado, llevado a la cárcel, se le tomaron huellas digitales, muestras de ADN y una fotografía policial.

Asimismo, Crump señaló en un comunicado que “pese a que no significaba ninguna amenaza para los agentes ni para el personal de la escuela, el menor fue puesto en el asiento trasero de un vehículo policial, llevado a un centro de detención y acusado del delito de agresión”.

Lee también“Sube la cámara, estás enseñando mucha pierna”: Indignación por dichos machistas de senador mexicano a su esposa

“Con 3,5 pies de alto (1,07 metros) y 64 libras (29 kilos) de peso, este pequeño no representaba peligro para nadie“, agregó el abogado en un comunicado.

Digennaro, en tanto, dijo que su hijo, de ahora de 10 años, está mejor, pero sostuvo que el incidente fue traumático.

“Estoy desconsolada porque esto le pasó a mi hijo (…) Estoy aquí por mi hijo porque me niego a permitir que lo conviertan en un criminal o un delincuente convicto a la edad de 8 años”, manifestó.

Tags:

Deja tu comentario