Foto: Efe

(Efe) – El Gobierno boliviano informó este sábado que la ex presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, realizó un intento de suicidio en el penal donde cumple su detención preventiva.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, dijo que la ex presidenta quizo «generarse una autolesión» y que presenta algunos «rasguños» en uno de sus brazos. En tanto, sostuvo que Áñez está «completamente estable» y que las lesiones que presenta son «superficiales».

Del mismo modo, agregó que la ex mandataria «tiene todas las condiciones vitales» para cumplir su detención preventiva y que se respetan sus derechos.

Lee también: Fiscalía boliviana presenta acusación por «genocidio» contra ex presidenta Jeanine Áñez

Los ex presidentes Carlos Mesa (2003-2005), Jaime Paz Zamora (1989-1993) y Jorge Quiroga Ramírez (2001-2002) expresaron su preocupación por la salud de Áñez a través de una carta firmada por los tres, en la que hacen un llamado urgente al Órgano Judicial y la Fiscalía General del Estado para preservar la integridad física y psicológica de Áñez.

Los tres ex mandatarios señalan en la misiva que los informes médicos y las imágenes de la ex presidenta evidencian el «deterioro de su salud», por lo que consideran que es «crucial e inaplazable revisar su situación jurídica que le permita defenderse «resguardando su derecho a la salud».

«Mantener a la ex presidenta detenida puede traer consecuencias lamentables para ella, su familia y el país», indica la carta que enfatiza en poner los derechos humanos por «encima de cualquier disputa política».

Lee también: Familias entregan sus hijos a los militares para intentar salvarlos de la violencia en Afganistán

La misiva precisa que «extendemos nuestra preocupación a los organismos internacionales de Derechos Humanos, y les solicitamos que verifiquen la situación física y emocional de la ex presidenta Jeanine Áñez». 

La familia y la defensa de la ex mandataria transitoria ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por la salud de Áñez, quien sufre de hipertensión arterial y síndrome ansioso depresivo. 

Los funcionarios del Régimen Penitenciario manifestaron en varias ocasiones que no ponen en riesgo la vida de la ex mandataria y que su estado de salud es «estable».

Antecedentes

Áñez lleva más de cinco meses detenida, tras haber sido acusada por delitos como terrorismo, sedición y conspiración en el llamado caso «golpe de Estado» por los sucesos durante la crisis política y social de 2019. Además, en el Parlamento boliviano están otras proposiciones acusatorias en su contra.

La Fiscalía presentó el viernes un requerimiento acusatorio en contra de Áñez para iniciar un juicio de responsabilidades por las muertes en dos regiones en la crisis de 2019, tras las elecciones fallidas de ese año.

Lee también: Polémica medida: Hungría prohíbe vender libros sobre homosexualidad y transexualidad cerca de iglesias o escuelas

Dichos comicios fueron anulados en medio de denuncias de un fraude electoral a favor del entonces presidente Evo Morales, quien por su parte asegura que fue víctima de un «golpe de Estado».

Las bancadas opositoras al Gobierno de Luis Arce enviaron cartas a organismos internacionales para que se respeten los derechos humanos de Áñez y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia pidió que la ex mandataria se defienda en libertad.

Tags:

Deja tu comentario