{"multiple":false,"video":{"key":"yfiitBLhMfO","duration":"00:02:52","type":"video","download":""}}

Betty Grebenschikoff vio a Ana María Wahrenberg por última vez en 1939 cuando tenían 9 años. Se abrazaron entre lágrimas en una escuela de Berlín, poco antes que sus familias escaparan de los nazis en plena Segunda Guerra Mundial. La primera se fue a Estados Unidos y su amiga a Chile. Por décadas no supieron la una de la otra, hasta que la Fundación Shoah comenzó a atar cabos entre los casos. El rastreo no fue fácil porque cambiaron sus nombres al momento de migrar. Pero el año pasado pudieron, gracias a una iniciativa del Museo del Holocausto de Florida y el Museo Interactivo Judío de Chile, reencontrarse a través de videoconferencia.  Prometieron reunirse y así lo hicieron, las imágenes de las amigas abrazadas nuevamente dieron la vuelta al mundo. Tras haber pasado cuatro días hablando de todo, recuperaron parte del tiempo perdido. Una amistad que continuará a la distancia pero siempre en contacto gracias al Internet.

Tags:

Deja tu comentario