Agencia UNO - Referencial

Dos meses después de recibir un doble trasplante de pulmón, una mujer de Michigan, Estados Unidos, falleció a causa del COVID-19. Sin embargo, el incidente calificado como “aislado” se produjo debido a que los órganos en cuestión se encontraban infectados de SARS-CoV-2 previo a la cirugía.

De acuerdo con NBC, antes del trasplante se realizaron muestras PCR de nariz y garganta la persona fallecida que iba a donar sus pulmones, sin embargo, estos resultaron negativos. El problema habría radicado en que el coronavirus estaba albergado en los pulmones en sí.

Hasta la fecha, un caso con estas características no se había dado a conocer anteriormente. Por tanto, este es el único confirmado en los casi 40 mil trasplantes que se realizaron el año pasado en el país norteamericano.

Lee también: Impactante registro de rescate de inmigrantes al interior de contenedores de basura

Según Daniel Kaul, director del servicio de trasplantes de enfermedades infecciosas del Michigan Medicine, Universidad de Michigan, “el caso es un antecedente que refuerza el pedido de que se hagan pruebas más exhaustivas a los donantes“.

“Cuando se trata de los pulmones, los especialistas deben analizar muestras del tracto respiratorio inferior del donante, así como de la nariz y la garganta. No obstante, la obtención y el análisis de esas muestras de los donantes puede ser difícil de llevar a cabo de manera oportuna. Además, también existe el riesgo de introducir una infección en los pulmones donados“, agregó Kaul.

El trasplante se llevó a cabo en el Hospital Universitario de Ann Arbor de Michigan. La mujer donante había fallecido por una lesión cerebral tras sufrir un accidente automovilístico, mientras que quien recibió los órganos era una paciente con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Lee también: Récord mundial: Mujer de 21 años se convirtió en la persona más joven en cruzar un océano remando

Junto con los resultados PCR negativos tomados 48 horas después de su deceso, la propia familia de la donante había declarado que no tuvo síntomas asociados a la enfermedad ni tuvo contacto con alguna persona contagiada.

Además de la mujer trasplantada y que ahora se encuentra fallecida, el cirujano a cargo del procedimiento también está contagiado de COVID-19. Hasta el momento, el resto del equipo que participó en la operación están sanos.

Cabe indicar que expertos advierten que este tipo de casos son extremadamente extraños y que ocurren en menos del 1% de receptores de trasplantes. Incluso, según el doctor David Klassen, director médico de United Network for Organ Sharing, los riesgos médicos de que los pacientes rechacen un órgano son más altos.

Tags:

Deja tu comentario