Natalie Wester / CNN

Un insólito hecho ocurrió en un restaurante en Estados Unidos, luego de que una pareja de padres fueran expulsados del recinto por usar mascarilla. 

Natalie Wester y su esposo, Jose Lopez-Guerrero, tienen una guagua de cuatro meses de edad, quien está inmunodeprimida, y el pasado 10 de septiembre salieron a comer junto a un grupo de amigos a un bar y restaurante en Rowlett, a 30 km del noreste de Dallas, Texas.

«Somos padres primerizos y, en medio de una pandemia, realmente no salimos mucho», explicó Wester a CNN y agregó que «ese viernes por la noche, resulta que mi madre estaba disponible para cuidar a nuestro hijo (…). Vivir en una pandemia, estar aislado y lejos de los demás es un gran problema para nuestra salud mental y social». 

Lee también: Joven se vacunó mientras abrazaba foto de su abuela fallecida por COVID: «Te amo, esto es por ti»

De acuerdo a lo que señalaron al medio estadounidense, su hijo padece fibrosis quística, enfermedad que los ha hecho tomar todo tipo de precauciones en la pandemia, entre ella, usar mascarilla para evitar contagios de COVID-19.

Sin embargo, en Hang Time Sports Grill & Bar no respetaron su decisión. Y es que entre sus políticas está el no usar mascarillas.

Por su parte, Natalie dijo que no sabía de esa regla dentro del local.

Lee también: Confirman que cuerpo encontrado en parque corresponde a youtuber Gabby Petito

«Aproximadamente a los 30 minutos, nuestra camarera se acerca y se me sienta al lado y dice: ‘Oye, nuestro gerente está allí en la cocina y no es tan amable como yo, así que vine aquí para hablar contigo y, lamentablemente, esto es una cuestión política, pero nuestro gerente no cree en la mascarilla. Está cansado de que los políticos le digan qué hacer, por lo que tendrás que quitarte la mascarilla», señaló Wester sobre lo que ocurrió en ese momento.

Mascarilla no es obligatoria en Texas

El pasado 10 de marzo, el Gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció que ya no era obligación usar la mascarillas, además de que volverían a abrir los negocios al 100% de su capacidad. Por lo tanto, no se puede sancionar ni encarcelar a nadie por no usarla o no seguir las recomendaciones para evitar contagios de coronavirus.

Por su parte, el dueño del restaurante, quien se identificó como Tom, dijo a KTVT que «gasté mi dinero en este negocio, puse mi sangre, sudor y lágrimas y no quiero mascarillas aquí» y añadió que «siento que la reacción general con las máscaras en Estados Unidos es ridícula en este momento». 

«Entonces, cuando ellos (la pareja) se pusieron sus mascarillas la otra noche, se les recordó que en el frente les pidieron que se las quitaran y no quisieron, así que les pedimos que se fueran». 

Lee también: Crisis en la frontera de EE.UU: Usan caballos y látigos contra migrantes haitianos

Pese a que la pareja explicó a la camarera la enfermedad de su hijo, ella hizo caso omiso y le dijo que si la quería usar se tenía que ir del lugar.

«Quiero respetar a los negocios pequeños», señaló Wester. «Sé que ahora mismo (en la pandemia), y con la economía, es muy difícil. Pero no creo que la forma en que él (Tom) maneja su negocio sea muy profesional, y tampoco es muy hospitalaria».

«Hizo darme cuenta de que tal vez no debería salir más. Al menos no aquí en Texas. No ahora. No es un buen ambiente», continuó y concluyó al decir que no pretende iniciar acciones legales.

Tags:

Deja tu comentario