{"multiple":false,"video":{"key":"czoMUO3lirE","duration":"00:04:17","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Comentario de Raúl Sohr: Expectación por estado de salud de Kim Jong Un

Tasuko Honjo, Premio Nobel de Medicina en 2018 “por su descubrimiento de la terapia contra el cáncer por la inhibición de la regulación inmune negativa”, es uno de los padres del tratamiento inmunoterápico.

En diálogo con la Tercera, el médico japonés advirtió sobre la escasa información que se tiene de la inmunidad de los recuperados por coronavirus y cuestionó un eventual pasaporte sanitario.

«Necesitamos un tratamiento para reducir las bajas, por lo tanto, debemos aprovechar los datos de la investigación, incluidos los reportados desde China, y utilizar activamente los medicamentos que se recomiendan para el virus», comenzó diciendo Honjo.

Lee también: Perú releva a ministro de Interior en medio de un aumento en los casos de policías contagiados por coronavirus

Sobre los casos de pacientes recuperados de COVID-19, que vuelven a ser infectados, sostuvo: «Mi respuesta directa es que la prueba de PCR podría ser un falso positivo. La otra posibilidad es que el poder de defensa de la inmunidad es variable entre los individuos. Así, entonces, hay personas que se infectaron una vez y luego se recuperaron que ahora tienen o no anticuerpos protectores muy fuertes. Tienen que verificarlo. Hay muchas variaciones entre los individuos».

Y es contundente en cuanto al grado de inmunidad que puede adquirir la gente tras ser contagiada: «Nadie lo sabe». Igualmente, sobre el otorgar pasaportes de inmunidad a recuperados, y si es un medida correcta, señala que «no lo pienso así. Esto es peligroso«.

Lee también: Crece número de homicidios en Río de Janeiro a pesar del confinamiento por COVID-19

El premio Nobel de 2018 reitera que actualmente la clave es encontrar un medicamento que reduzca las bajas. «Insto encarecidamente a los gobiernos a que invierta mucho dinero para averiguar si existen medicamentos que puedan ser útiles contra el COVID-19. La hidroxicloroquina es, sin duda, uno de ellos, pero hay muchos otros medicamentos utilizados para la influenza, el Ébola o el VIH, por lo que estos medicamentos son potencialmente útiles contra el COVID-19.

Y acerca de las vacunas, indica que cree «que la generación de vacunas contra este tipo de virus que contienen genoma de ARN (ácido ribonucleico) no es fácil. Nosotros ya conocemos vacunas contra la influenza o el VIH que hasta ahora no han tenido mucho éxito. Y, en realidad, lleva mucho tiempo desarrollar una buena vacuna».

Finalmente, sobre el futuro tras superar la pandemia, pronostica: «No podemos detener los movimientos de las personas para siempre solo por la nueva pandemia de coronavirus. No espero que el brote revierta la marea de la globalización. China tendrá un gran papel que jugar. La enfermedad se originó en China, pero el país también será el primero en recuperarse de ella. No puedo decir si esto aumentará la influencia china o si el mundo evitará a China, pero existe la posibilidad de que el orden global cambie con el brote».

Tags:

Deja tu comentario