{"multiple":false,"video":{"key":"czsWRJxDC3X","duration":"00:03:12","type":"video","download":""}}

La tragedia y el misterio envuelven a una familia de Carolina del Sur, Estados Unidos. Todo se remonta tres meses atrás, cuando el reconocido abogado Alex Murdaugh encontró los cadáveres de su esposa y uno de sus hijos en su casa, un suceso que aún no ha sido resuelto. Antes de su asesinato, Paul, hijo del abogado, estaba a la espera de un juicio por navegar bajo la influencia del alcohol en febrero de 2019, provocando un accidente que causó la muerte de una pasajera. Tras esto, su familia dice que el joven comenzó a recibir amenazas. De acuerdo con el abogado del padre de familia, y ante la muerte de sus seres queridos, él comenzó a desarrollar una depresión y adicción a los opioides. Padecimientos que lo habrían llevado a pensar que el suicidio era su única salida. Fue así que planeó su muerte asistida, pero haciendo pasar su deceso por un homicidio con el fin de que su segundo hijo pudiese cobrar un seguro válido por 10 millones de dólares. Sin embargo, no salió como esperaba, ya que el disparo que recibió en su cabeza el pasado 4 de septiembre en una carretera de la ciudad, rozó su cráneo y pudo sobrevivir a la herida. Al notar que su caso estaba quitándole la atención a la investigación por la muerte de su esposa e hijo, finalmente decidió confesar y se entregó a la justicia.

Tags:

Deja tu comentario