{"multiple":false,"video":{"key":"jpK2Bimyx","duration":"00:01:17","type":"video","download":""}}

Siempre que esté permitido, no hay ningún problema en que una persona se tome una foto al interior de un museo. Sin embargo, para esto se tiene que respetar ciertas normas, algo que un turista no respetó en absoluto.

Se trata de un hombre austriaco quien visitó el Museo Antonio Canova, en la ciudad italiana de Possagno, y que fue registrado por cámaras de seguridad en toda su acción.

Tal como se aprecia en el registro, el hombre no encontró nada mejor que sentarse sobre una escultura de yeso del propio Antonio Canova para tener una foto inolvidable.

Lee también: Raúl Sohr cuestiona almacenamiento de explosivos en Beirut: “Probablemente le va a costar bastante caro al gobierno”

Si bien no sabemos cómo le quedó la foto, muy probablemente no se vaya olvidar del momento, ya que al levantarse se dio cuenta que rompió parte de la obra de 1804, específicamente el pie.

La escultura en cuestión es Venus Victrix, una obra dedicada a Paulina Bonaparte, la hermana de Napoleón.

Al darse cuenta de lo que había hecho, el sujeto intentó pasar desapercibido y se marchó del lugar sin siquiera avisar a las autoridades de lo que había pasado. Sin embargo, había sido todo grabado.

“Un turista austriaco se sentó en la escultura de Paulina Bonaparte provocando la rotura de dos dedos del pie, alejándose apresuradamente del museo, sin denunciar el hecho“, lamentaron en el Facebook del museo.

Nella giornata di ieri un turista austriaco si è seduto sulla scultura di Paolina Bonaparte provocando la rottura di due…

Publicado por Museo Gypsotheca Antonio Canova en Sábado, 1 de agosto de 2020

Tags:

Deja tu comentario