Saber crecer sin perderse entre las tendencias del momento ha sido una de las pruebas de fuego a lo largo de la carrera de los ingleses Arctic Monkeys.

Aunque haber triunfado tan jóvenes, con el disco debut que más rápido se ha vendido en la historia de la música popular británica (Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, 2006), pudo convertirse en un peso difícil de cargar, el cuarteto de Sheffield apostó por una evolución sin dramatismo, ajustando un sonido que pareció consolidarse el 2011 con su exitoso quinto álbum, AM.

Te puede interesar:  Cruzando generaciones: El esperado debut de Sam Smith en Chile

Por esto, fue una sorpresa para muchos el rumbo que tomaron con Tranquility Base Hotel & Casino, el arriesgado y notable último disco que Alex Turner y compañía lanzaron el año pasado.

Alejándose de la adrenalina y los ritmos frenéticos de sus primeros años, apostaron con buscar en las texturas del soul, jazz y las finas producciones del pop sesentero un nuevo feel para su música, con el piano quitando protagonismo a las guitarras electrificadas.

Aunque se ganó críticas y burlas en un principio, no tuvieron que pasar muchas semanas para que sus seguidores lograran ser conquistados por intensas piezas como “Four Out of Five”, “One Point Perspective” y “Star Treatment”, las cuales se podrán oír en su regreso a Chile, como parte de la tercera y última noche de la edición 2019 del Lollapalooza Chile (domingo 31 de marzo, 21:45 horas), evento que a su vez, los tiene por segunda vez como parte del cartel.

Te puede interesar: Guía para sobrevivir en el Lollapalooza Chile 2019 y no morir antes del domingo

Aunque su gira actual se enmarca dentro de la promoción de Tranquilty Base Hotel & Casino, te adelantamos los Monkeys saben regalonear a su público con un buen puñado de sus éxitos, como “Brainstorm”, “Crying Lightining” y “I Bet You Look Good on the Dancefloor”, además de varias de las canciones de su querido disco anterior, AM.

Tags:

Deja tu comentario