{"multiple":false,"video":{"key":"czsQSpL8yr4","duration":"00:05:49","type":"video","download":""}}

Luego de 67 años de historia y 108 propiedades a lo largo de Chile -84 de ellas de origen fiscal y 24 producto de donaciones-, la Fundación Cema Chile, comandada hasta 2016 por Lucía Hiriart, vive sus últimas horas. Todo debido a que el Consejo de Defensa del Estado (CDE) emitió una solicitud formal de disolución. Tras un acuerdo, desde 2018 comenzaron a devolver al Fisco las propiedades de CEMA Chile y que tuvieron un irregular destino, recuperando más de 18 mil millones de pesos. De esos, más de $7 mil millones fueron rescatados gracias al traspaso de inmuebles. En total, 82 bienes raíces repartidos en todo el territorio nacional. La Fundación que agrupaba a los centros de madre, tuvo como líder a la viuda de Augusto Pinochet desde 1974. A partir de ese año, se creó una importante red de monitoras voluntarias, principalmente esposas de militares, cuyas sedes se instalaron en terrenos fiscales cedidos gratuitamente por la dictadura. Sin embargo, con los años, partes de esas propiedades terminaron enajenadas. Bastión de la dictadura que cae tras años de investigaciones, acuerdos y negocios cuestionables, que enriquecieron a unos pocos a costa de bienes que les pertenecían a todos los chilenos.

Tags:

Deja tu comentario