Facebook

Una emocionante historia es la que protagoniza una pareja gay en Rosario, Argentina, luego que en el 2014 adoptaran a una bebé de apenas 28 días, que padecía VIH.

Se trata de Ariel (39) y Damián (42), quien son recordados del otro lado de la cordillera por ser la primera pareja homosexual que se casó en la provincia de Santa Fe.

Al poco tiempo de contraer matrimonio comenzaron el proceso para poder adoptar, pero no fue fácil. Según contaron a Infobae, fue un tiempo cargado de incertidumbre, tristeza, impotencia y hasta engaños.

Lee también: Vivir con dos mamás: La lucha de la adopción homoparental en Chile

Pese a esto, continuaron su lucha. Se inscribieron en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (RUAGA), con la esperanza de poder crear una familia.

En el 2014 estaban a punto de adoptar a una menor de 14 años, cuando recibieron un llamado que les cambió la vida. Un juez les daba la posibilidad de adoptar a una bebé de apenas 28 días de vida. El único problema, era que ella tenía VIH.

Al menos 10 familias habían rechazado la adopción de la bebé debido a su enfermedad. Pero para Ariel y Damián esto no fue un impedimento. “Nos consultaron si estábamos seguros de iniciar los trámites de adopción y nos sugirieron que lo pensáramos bien antes de aceptar. Pero nosotros nunca lo dudamos y lo primero que le pedimos fue que nos autorizara a conocerla ese mismo día”, comentó Ariel.

Apenas la vi, sentí que era mi vida. La conexión fue inmediata. Era muy chiquita. La tuvimos en brazos, le dimos la mamadera y nos miraba con los ojos bien abiertos y sin llorar”, agregó Damián.

Lee también: Proceso lento y burocrático: La realidad del sistema de adopción del Sename

Ya con la pequeña en sus brazos, esta pareja la bautizó como Olivia. En ese momento, pensaron que sería su única hija, pero al poco tiempo el destino les tenía preparada otra sorpresa.

Cuando llevaban apenas cuatro meses, Olivia pasaría a convertirse en la hermana mayor de la familia. Esto, luego que una doctora de Córdova los llamara para contarle que una paciente, que había leído el libro donde Ariel explicaba lo difícil del proceso de la adopción, quería entregarle a su pequeña recién nacida.

Fue una locura. Imagínate que en el término de 4 meses logramos convertirnos en padres por partida doble. La vida nos estaba premiando con Victoria (nombre de su otra hija) después de tanta lucha, perseverancia y desazón”, explicó Ariel.

Esta emocionante historia no podía tener una final mejor, ya que cuando Olivia tenía un año y medio de vida, estos padres recibieron la mejor noticia. Doctores le confirmaron que la pequeña ya no tenía VIH. “Fue una elegida por Dios, algo inexplicable”, finalizaron.

Tags:

Deja tu comentario