Agencia Uno

El pasado jueves 6 de enero, Carlos Cuadrado, el alcalde de la Municipalidad de Huechuraba, retornó a sus labores como edil, luego de ausentarse por tres meses a causa de haber estado intubado tras contraer COVID-19.

El también presidente de la Asociación Nacional d Municipalidades de Chile, conversó con BiobioChile y reveló todo lo que tuvo que vivir tras estar hospitalizado por 25 días.

En primera instancia, contó que en octubre de 2021, él junto a su familia estaban contentos por haber pasado el grueso de la pandemia. Sin embargo, su hijo de nueve años contrajo el virus, para luego contagiar a su otra hija de siete.

En ese sentido, el jefe comunal comenzó a sentirse mal, lo que significó su traslado de manera urgente a la Clínica Alemana, centro asistencial en el cual le detectaron manchas en sus pulmones debido a una neumonía por COVID.

Lee también: Hernán Calderón tras pasar más de dos meses en la UCI por COVID: “Pensaba que hasta aquí no más llegué”

“Eso fue degenerando, primero me pusieron un litro de oxígeno, después dos, después tres litros, luego me pusieron una máscara. Ya estaba con ventilación mecánica no invasiva, y finalmente cuando me sacan la mascarilla me dicen que me van a intubar, y que me iban a llevar a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)“, recordó.

Para Cuadrado, el momento más difícil fue cuando no tuvo la oportunidad de contarle a su esposa que lo iban a someter a un coma inducido. “No me pude despedir de mi señora, yo pregunté si la podía llamar, pero me dijeron que no, porque yo estaba muy mal de salud”, aseguró.

En esa misma línea prosiguió: “Me autoimpuse que no me podía morir por mi responsabilidad y lealtad por mi familia y la gente que represento. Me desperté 10 días después sin saber qué pasó, es como que dormiste y despertaste, como si nada (…) Ahí me borré por 10 días”.

Según su relato, una de las sensaciones más extrañas es cuando “estás en una semiinconsciencia donde uno duda si lo que vive es verdad o mentira“, debido a la cantidad de fármacos que le suministraron.

Lee también: Entre ellos un legislador: Al menos nueve contagios COVID-19 fueron reportados en el Senado

Tras recuperarse y salir de su estado grave, el jefe comunal continúa con una rehabilitación diaria con kinesiólogo, para intentar no quedar con eventuales secuelas a causa de la enfermedad.

“Uno sale con más fuerzas, a comerse el mundo (…) Uno sale convencido que la vida es frágil y que las cosas se tienen que hacer hoy”, enfatizó.

Con respecto a su reincorporación a sus funciones, el jueves volvió al trabajo con una licencia parcial. “Voy en las tardes, y las mañanas las ocupo para continuar con la rehabilitación“.

Finalmente hizo un llamado a los vecinos de su comuna a seguir cuidándose. “No hay que bajar la guardia, y para los que no se han vacunado, tienen que hacerlo (…). Es inmoral, injusto y desleal que parte de compatriotas nuestros no se vacunen ni hagan caso y que desprecien la vida de sus compatriota”, sentenció.

Tags:

Deja tu comentario