Como medida de apoyo para enfrentar los efectos económicos que ha generado la pandemia del coronavirus en todas las esferas de la sociedad, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) presentó un Plan de Reactivación Económica, que en su totalidad considera la creación de 600 mil empleos directos e indirectos en tres años, los que se dividen en 495.000 en vivienda y ciudad y 104.200 en infraestructura.

La idea de la CChC apunta a satisfacer demandas sociales que se vinculen con acceso a vivienda, equipamiento urbano e infraestructura básica, además de acelerar la solución a otros desafíos urgentes, como la crisis hídrica.

En sumatoria, explicaron desde el gremio, son todas medidas y proyectos concretos que sean de rápida ejecución, con el fin de poder proporcionar una oferta de empleos y, a la vez, mitigar los problemas de déficit habitacional, allegamiento y la proliferación de campamentos.

Patricio Donoso, presidente de la CChC, explicó que «proponemos, aparte de reactivar los proyectos paralizados producto de la pandemia, que se activen algunos proyectos habitacionales de carácter social que están focalizados principalmente en entregar una solución efectiva y rápida a aquellas familias de sectores más vulnerables, emergentes y medios, donde vemos que muchos viven de allegadas o en campamentos».

En concreto, el Plan de Reactivación Económica considera la construcción de 90 mil viviendas de integración social y territorial, asociadas al programa DS19, para activar la oferta disponible de inmediato. También contempla la construcción en condiciones especiales de 10 mil viviendas para sectores vulnerables en zonas de mayor déficit habitacional; la construcción de 5 mil viviendas destinadas para arriendo protegido, que son aquellas construidas en terrenos del Estado y administradas por empresas; 20 mil nuevos subsidios para mejoramiento de viviendas y barrios; y más de 45 mil viviendas que cuentan con permiso de edificación y no han podido iniciar obras.

Junto con la presentación de esta propuesta, desde la CChC también sugieren una serie de medidas para facilitar el acceso a la vivienda, tales como: reducir parcialmente los impuestos y gastos de compraventa de viviendas, descontar de impuesto el dividendo de los créditos hipotecarios, crear una garantía estatal al pago del pie para la compra de primera vivienda, aplazar la aplicación de nuevas condiciones para acceso a crédito bancario, perfeccionar e impulsar el subsidio de arriendo, y crear un subsidio especial para familias jóvenes allegadas.

Tags:

Deja tu comentario