{"multiple":false,"video":{"key":"oV2yYRlPK4","duration":"00:05:42","type":"video","download":""}}

Este jueves, la Fiscalía confirmó el hallazgo del cuerpo de Ámbar Cornejo, la adolescente de Villa Alemana que estuvo ocho días desaparecida y que fue encontrada sin vida en la casa donde su madre vivía con su pareja.

De hecho, según la fiscal a cargo del caso, María José Bowen, fue la propia madre de la niña de 16 años, Denisse Llanos, quien reconoció que el crimen lo habría cometido Hugo Bustamante. 

De acuerdo a la persecutora, el delito se investiga como un homicidio calificado. Hasta el momento, el único imputado no ha declarado, ya que hizo uso de su derecho a guardar silencio. 

Horas antes de la confirmación, la PDI detuvo a Llanos y Bustamante por su presunta responsabilidad en la desaparición de la menor. Finalmente, la mujer quedó en calidad de testigo del crimen, ya que prestó declaración y entregó el lugar donde estaba el cuerpo de su hija.

Lee también: Fiscalía confirma hallazgo del cadáver de Ámbar en la casa de su madre

Con la declaración de la madre, el hombre es el principal sospechoso por la muerte de la niña.

Pero esta no es la primera vez que el nombre de Hugo Bustamente está vinculado a un homicidio. En 2005, fue condenado a 27 años de cárcel por el doble asesinato de Verónica Vásquez Puebla y su hijastro de 9 años, Eugenio Honorato Vásquez, también en la Región de Valparaíso.

Bustamante recibió 27 años de prisión, pero terminó cumpliendo 11 años, ya que fue beneficiado con la libertad condicional, quedando fuera de la cárcel en 2016.

El caso tuvo una amplia cobertura de prensa ese año y fue apodado como el “asesino del tambor”, debido a la forma en que realizó los crímenes.

Lee también: Caso Ámbar: PDI detiene a la madre y su pareja por su presunta responsabilidad en la desaparición de la menor

Según los antecedentes de la época, Bustamante golpeó y degolló a la mujer el 18 de enero del 2005 y luego asfixió al niño.

Para ocultar sus cuerpos, usó un tambor metálico de 200 litros para esconderlos, posteriormente les echó cal encima y finalmente los enterró en el patio de una casa que arrendó el sujeto.

Ya en 2016, Bustamante fue uno de los 788 reos beneficiados con la libertad condicional en la Región de Valparaíso. Los dos requisitos para recibir la medida era haber cumplido la mitad de la condena y presentar buena conducta al interior del penal. Si bien el hombre aún no cumplía la mitad de su periodo tras las rejas, se les podía otorgar a aquellos que tuvieran más de 20 años de condena si llevaban al menos 10 años cumplidos de la pena.

Una vez salió de la cárcel, desde ese momento siguió viviendo en Villa Alemana.

El abogado Jorge Boldt, académico de la Facultad de Derecho de la Usach, detalla que el beneficio de la libertad condicional no es algo poco común en el sistema penal nacional: “Lo normal es una persona no cumpla toda su condena” en la cárcel.

“En nuestros sistema no es algo tan poco natural ni poco usual, al contrario, es usual que no cumpla con toda su condena“, añade el abogado junto con agregar que “una persona que no tiene antecedentes y es condenada a menos de cinco años puede no pasar tiempo preso, porque va a tener algún tipo de beneficio”.

Lee también: Caso Ámbar: Defensora de la Niñez presentó querella por sustracción de menores

El caso fue tan mediático que incluso el programa Mea Culpa le dedicó el sexto capítulo de su décima temporada, el que fue llamado El Tambor.

15 años tras el doble homicidio, Hugo Bustamante fue señalado por su pareja como el posible responsable de la muerte de Ámbar, quien fue vista por última vez el 29 de julio, cuando fue a visitar a su madre para recibir la pensión que le depositaba su padre desde Antofagasta.

Tags:

Deja tu comentario