{"multiple":false,"video":[]}

Con la participación del Canciller, Heraldo Muñoz; el Comisionado General de Chile, Lorenzo Constans; el Subsecretario de Agricultura; Claudio Ternicier, el Embajador de Chile en Roma, Fernando Ayala; el cónsul Guillermo Martínez y el Director Comercial de ProChile en Milán, Augusto Aninat; Iván Zamorano, Mauricio Pinilla y Carlos Carmona, entre otras personalidades del mundo público y privado, Chile dio a conocer su propuesta para Expo Milán 2015, inaugurada oficialmente hoy y considerada una de las máximas vitrinas de proyección internacional.

En esta oportunidad el foco principal es el intercambio de ideas y soluciones sobre la alimentación, estimulando la creatividad de cada país en innovación para un futuro sostenible.

Este proyecto es una alianza público-privada, liderada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y sus organismos dependientes, DIRECON, ProChile, Fundación Imagen de Chile; junto al Ministerio de Agricultura, Subsecretaría de Turismo, Fundación Artesanías de Chile, Comité de Inversiones Extranjeras, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y el gremio agroexportador, entre otros. Por su parte, desde el sector privado, contó con el auspicio de Arauco, Banco de Chile, Cámara Chilena de la Construcción e Inacap.

En palabras del Canciller, “este pabellón es parte de la imagen de nuestro país. Presentamos aquí lo mejor de nosotros: los productos de la tierra, la artesanía, la cultura, la poesía”.

La autoridad agregó que “mostramos el cariño, el amor con que se producen los productos agroalimentarios que llegan desde nuestros mares y nuestras tierras a las mesas de millones de personas en el mundo”.

Durante los seis meses en que “El Amor de Chile” estará abierto al público, se ofrecerá a los visitantes un menú tradicional, preparado por el destacado asesor gastronómico, Rodolfo Guzmán. Quienes degusten un crudo valdiviano o un pastel de choclo lo harán en representativas piezas de artesanía tradicional, tales como la alfarería de la Quebrada de las Ulloa, Pomaire, Quinchamalí y bandejas de madera de Liquiñe.

Tags:

Deja tu comentario