El miércoles, a través de redes sociales, se conoció la violenta agresión que sufrió una mujer el martes en la comuna de Independencia, quien fue agredida por un motorista mientras esperaba en un semáforo en rojo.

En el registro viralizado por Paulina Ulloa (50), la mujer que sufrió la agresión, se puede ver a Patricio Salinas, el motorista, bajarse de su moto, sacar una cadena y romper el parabrisas del vehículo.

El hecho causó indignación y, en entrevista con Lun, Paulina reveló cómo ocurrieron las cosas, además del miedo que sintió en ese momento, mientras que la camioneta RAM 700 que era de su esposo, quedó con un daño total en el parabrisas y en los dos espejos laterales.

Lee también: Joven de 17 años desapareció mientras iba al colegio en Peñalolén

Según comentó la mujer, quien es nutricionista y trabaja hace 25 años en el Hospital Barros Luco, tomó la decisión de difundir el video “no con la intención de funarlo, sino de visibilizar este tipo de conductas que son inaceptables”.

“Solo quiero que esto sea ejemplificador para él y que no vuelva a hacer algo así nunca más”, señaló al periódico nacional.

Con respecto al hecho en sí, la mujer explicó que “yo iba por la pista que me correspondía y de repente apareció este tipo por el lado. Pasó por la derecha, entre mi auto y la vereda”.

Lee también: Hombre perdió a su pareja e hija en incendio de Cerro Navia: “No logré rescatarlas, ese es mi mayor dolor”

“Me pasó a llevar el auto, yo no le di importancia, ni siquiera le toqué la bocina. Luego se bajó de la moto y se acercó a mí”, continuó Ulloa, quien ese día se dirigía al médico.

“Me sacó los dos espejos laterales con la mano, con una pericia como quien abriera una lata de bebida. Después que se devolvió a la moto, miré su patente y me di cuenta de que la tenía tapada con una mascarilla. Así que me bajé rápido, me acerqué y se la saqué”, continuó a Lun.

Cuando vio la cadena, Ulloa confesó que “durante esos tres segundo que él abrió la caja, yo pensé que iba a sacar una pistola. Me acordé de mi hija y pensé ‘hasta aquí no más llego’. Me quebró el parabrisas con una tranquilidad. También agarró uno de los espejos con la cadena y lo tiró”.

Finalmente, la mujer reveló que “después de la agresión me empezaron a temblar las piernas y lloré. Me sentí muy vulnerada. Pesé ‘qué ganas de ser camionero, medir un metro ochenta y pesar 120 kilos”. “Él se aprovechó de que yo estaba sola, que era mujer y que era mayor, porque con un hombre no lo hubiera hecho”, cerró.

Tags:

Deja tu comentario