{"multiple":false,"video":{"key":"oVsTxBJNhZ","duration":"00:01:29","type":"video","download":""}}

Desde el inicio de la jornada se advertía que la tercera Cuenta Pública del segundo mandato del presidente Sebastián Piñera sería diferente a lo habitual.

En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus que aún sigue afectando a nuestro país, la ceremonia se llevó a cabo en su sede tradicional, el Congreso Nacional, aunque aplicando medidas extraordinarias.

Lee también: Gabriela Mistral y Teresa de Calcuta: Las criticadas citas que Piñera incluyó en la Cuenta Pública 2020

Junto con reducir significativamente la cantidad de asistentes, todas las autoridades debieron ingresar usando mascarillas y fueron dispuestos en sillas con una cierta distancia física.

A la vez, a todos se les tomó la temperatura al ingresar al edificio, incluyendo al propio mandatario, quien bromeó en el momento que se acercó la encargada de hacer el breve test.

En tanto, desde el Palacio de La Moneda, la actividad era seguida por 15 ministros y otros integrantes del gobierno en el salón Montt Varas.

En paralelo, a pocas cuadras de la sede del poder legislativo, se hicieron escuchar fuertes cacerolazos, que se extendieron a los cerros de Valparaíso. Un ruido en protesta a la respuesta del gobierno ante las demandas sociales, que se hicieron evidentes con el estallido social y se agudizaron con el COVID-19.

Lee tambiénEl llamado a la unidad del pdte. Piñera al cierre de la Cuenta Pública: “Un país dividido no puede avanzar”

Asimismo, una masiva protesta se registró en Plaza Ñuñoa, donde se llevó a cabo una velatón. A pesar de que la acción fue pacífica, a los pocos minutos llegaron efectivos militares para intentar disuadir a las personas, aunque se retiraron posteriormente.

Lee también: Reactivación económica: ¿En qué consiste el Plan Paso a Paso Chile se Recupera?

Otros incidentes se reportaron en zonas como Villa Francia, donde fueron detenidas tres personas, y en Pedro Aguirre Cerda, donde personal de Carabineros reportó algunos desórdenes y un bus del Transantiago resultó incendiado.

Mientras los cacerolazos se hacían oír en distintos puntos del país, en edificios de Santiago se proyectaron algunos mensajes que hacían referencia a hechos ocurridos tras el estallido social del pasado 18 de octubre, como las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y el plebiscito constitucional del próximo 25 de octubre.

A estos, se suma la intervención que se realizó en la Torre Entel por parte de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), con un mensaje: “Ni un paso más sin las y los trabajadores”. 

Revive las principales informaciones de esta jornada aquí:

Tags:

Deja tu comentario