Nacional - delincuencia

Delincuencia en toque de queda: Asalto a fuente de soda cerca de Plaza Italia aumenta inseguridad en el sector

El robo a un local ubicado en Vicuña Mackenna reabre el debate sobre las complicaciones que se generan en la zona. Cuarentena, toque de queda y delincuencia son una combinación mortal para quienes con esfuerzo alcanzaron el sueño de ser sus propios jefes.

karla-fernandez
Por Karla Fernández
{"multiple":false,"video":{"key":"b470KFp1nT","duration":"00:03:05","type":"video","download":""}}
  • Enlace copiado
VIDEO RELACIONADO – Comercio impulsa la campaña «Abrimos Seguros» (03:05)

Una fuente de soda ubicada en Avenida Vicuña Mackenna, en pleno centro de Santiago, fue destrozada la madrugada de este lunes cerca de las 2 de la madrugada durante el toque de queda.

Los posibles responsables habrían sido cuatro sujetos que, no contentos con robar, rompieron todo lo que pudieron y encontraron a su paso sin motivo aparente.

El local había sido reparado poco antes del estallido social por sus propietarios, periodo en el que no abrieron sus puertas, ya que estaban cerca del epicentro de las manifestaciones y también sufrieron con algunos saqueos.

Lee también: Expertos en seguridad advierten que delincuencia podría migrar a comunas sin cuarentena

Cuando pasó el periodo más intenso de las movilizaciones, Fernando, dueño del establecimiento, lo reparó y pudo atender durante los meses de enero y febrero, donde dice logró “afirmarse” con algo. Sin embargo, luego vino la pandemia, tuvo que volver a cerrar y no hubo nada que hacer. Ahora, como si fuera poco, fue víctima de un robo.

“Carabineros llegó y se llevaron a dos personas detenidas que estaban dentro del local. Luego volvieron a pasar por ahí y había 2 personas más. Destrozaron todo el negocio. Su intención era hacer daño, solo robar”, contó. Entre la mercadería y los aparatos al interior del local que fueron destrozados, calcula que perdieron cerca de $7 millones.

La esperanzas del negocio propio 

Fernando dice que ha trabajado toda su vida para tener un negocio estable y propio. Logró conseguir un local donde establecerse, una fuente de soda que llamó «Una no es ninguna», donde puso todas sus esperanzas e inversión.

Sin embargo, durante este último período ha sido más complicado de lo normal. La ubicación de su local no lo favoreció durante el estallido social. Si bien en verano logró trabajar, no habían muchos clientes por el periodo de vacaciones, después llegó el coronavirus y ahora, la delincuencia.

Lee también: La batalla de Santiago, la comuna con un dramático y explosivo aumento de casos COVID-19

Hace algunas semanas había comprado mercadería para tener guardada, con la esperanza de que el sector de Santiago donde él trabaja saliera de la cuarentena. Estaba abastecido con carnes y bebidas alcohólicas, pero dice que todo fue saqueado.

La detención

Fueron vecinos del sector quienes alertaron a Carabineros de la presencia de los ladrones cerca de la una de la madrugada. Cuando llegaron los efectivos policiales al lugar descubrieron a dos hombres al interior de la fuente de soda, donde fueron detenidos de inmediato bajo el cargo de robo en lugar no habitado ya que los sorprendieron sustrayendo especies y mercadería, todo esto, en pleno toque de queda.

Los ladrones quedaron bajo arresto en la primera comisaría de Santiago. Hecho este procedimiento, Carabineros regresó al lugar y para su sorpresa, otras dos personas estaban robando en el mismo local, sustraían las últimas cosas que quedaban al interior de la fuente de soda. Estos delincuentes también fueron detenidos. Los antecedentes del caso quedaron a disposición de la Fiscalía Centro Norte.

Mayor resguardo, pero es insuficiente

La situación que afectó a la fuente de soda de Fernando no es algo inusual en el sector. Desde el estallido social todos los locatarios han debido adoptar resguardos por eventuales saqueos y, ahora, a causa de robos en pleno toque de queda.

Hoy dicen estar “acostumbrados” a algún tipo de saqueo y que transiten personas mirando los accesos y el modo de trabajar en los negocios.

Lee también: Alcalde Alessandri: “Los mensajes de la autoridad se tienen que mejorar y ser muy claros”

Es el caso de una farmacia cercana a la fuente de soda. Su dueño, quien por seguridad prefirió no dar su nombre, nos explica que “la esquina de Curicó o Diagonal Paraguay se volvieron muy peligrosas, porque como no había semáforos, cualquiera se ponía a dirigir el tránsito y finalmente esas personas terminaron quedándose ahí”.

Y esa es una de las demandas que tienen los locatarios: el problema que les genera la gran cantidad de gente en situación de calle que vive en ese sector. El temor de ellos es que estas personas no tienen ningún resguardo que les permita protegerse del eventual contagio del coronavirus, lo que las pone en peligro a ellas y a todo el entorno. No tienen acceso a baños ni agua potable, de hecho, el locatario de la farmacia acusa que “hacen asados en la vía pública, ponen música y tienen hasta camas en la calle”. Hay ahí un evidente peligro sanitario para todos.

A pesar de que el resguardo policial aumentó, los robos, asegura, han sido mucho más grandes. El dueño de la farmacia cuenta que entre los locatarios se organizaron y tienen grupos de WhatsApp donde alertan ante la presencia de personas sospechosas que rondan el sector o por robos.

Han tenido que enrejar todo el local, atender a través de esa reja y cerrar algunos accesos. Instalaron cortinas de humo y alarmas. Para muchos podría sonar exagerado, pero aun así han sido víctimas de robo. Han bajado sus ventas y poco a poco la situación se está volviendo insostenible.

Según este locatario, todas estas medidas, sumadas a una menor circulación de personas en las calles, han significado una disminución de los robos, pero insiste en que el problema es que hay muy poco control policial por las noches. «Debería haber más resguardo de Carabineros. Hemos visto bandas con hartas personas, pero son todos menores. Se podrían tomar medidas en esos casos y agilizar los temas en tribunales», solicita.

Intentamos comunicarnos con la Municipalidad de Santiago para conocer mayores detalles sobre cómo se han visto afectados los locales en este sector. Señalaron que en el caso del último robo los antecedentes están en manos de Carabineros y la Fiscalía.


  • Enlace copiado
Lo más visto