agencia uno

La depresión es una enfermedad causada por múltiples factores, ya sea sociales, psicológicos o biológicos, a los que se agrega un factor de riesgo importante. Se trata del enfrentamiento de situaciones vitales adversas, tales como el desempleo, los duelos, las carencias económicas y los diferentes traumas.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 850 mil chilenos sufren de depresión, ubicando al país en el cuarto lugar de América con mayor prevalencia de esta patología.

Daniela Martins y Ester Laherrán, psicólogas de Clínica Bupa Santiago, explican que “las estadísticas dicen que las mujeres son las más afectadas por la depresión, con un 10,1% versus el 2,1% de la población masculina”.

“Esto se relaciona a los cambios hormonales que tienen en los distintos períodos de su vida, que las vuelven más vulnerables, sumado a factores socioculturales como la sobrecarga de trabajo, debiendo compatibilizar su vida laboral, económica, hogar y crianza”, indican.

Lee también: Incontinencia urinaria: ¿Por qué se produce y cómo se trata?

Según las especialistas, hay dos tipos de depresión: La reactiva y la endógena. Mientras la primera se provoca luego de un factor gatillante, como pérdida de un ser querido, una separación, o estrés, entre otras causas, en la segunda no se observa un factor externo y suele depender de cambios fisiológicos en el cerebro.

De todas formas, recomiendan que en cualquier caso, es importante que la persona consulte con un médico para tener apoyo profesional y tratamiento según corresponda.

En esa línea, enumeran los síntomas frente a los cuales hay que estar alerta:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría del tiempo.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio de peso brusco: puede ser aumento o pérdida.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Pérdida de placer en actividades que solían hacerla feliz, incluso la actividad sexual.

“En la actualidad existen múltiples enfoques psicoterapéuticos con buenos resultados en estados depresivos, pero lo más importante es la adherencia al tratamiento, ojalá multidisciplinario para que pueda complementar los aspectos fisiológicos y psíquicos”, señalan las psicólogas.

Lee también: Guía para padres: Cómo saber si tu hijo o hija tiene pie plano y qué hacer al respecto

La importancia de escucharse

Para las expertas, es esencial el proceso del reconocimiento, en el cual es válido para las mujeres estar cansadas, sobrepasadas y frustradas. Dicen que lo importante es darle lugar al malestar y solicitar ayuda cuando lo consideran necesario.

Esto, porque en sus palabras, el mayor problema es que culturalmente se instala la idea de que la mujer puede con todo y no debe quejarse mucho, porque eligió una profesión, tener hijos y llevar todo adelante.

“Las mujeres tenemos una fortaleza única y necesitamos creer en ella. Dentro de cada mujer hay recursos muy potentes; en el autoconocimiento está la clave. Mientras más me conozco, más puedo prevenir, cuidarme, buscar apoyos, y también darme mis propios apoyos”, sostienen las psicólogas de Clínica Bupa Santiago.

“Todas hemos vivido de una u otra forma vivencias difíciles, nos hemos enfrentado con obstáculos, dolores, desde nuestra tierna infancia. Y es en esas vivencias donde podemos rescatar fortalezas para enfrentarnos a la adversidad. Con el adecuado tratamiento, apoyo y autocuidado, la depresión puede evolucionar positivamente”, cierran.

Tags:

Deja tu comentario