Fue una gesta que duró varios meses. Partidarios del Apruebo y Rechazo hicieron una larga campaña a través de los medios de comunicación y, cómo no, por las redes sociales, en las que desde un principio predominó la opción que buscaba reescribir la Constitución.

Inclusive, el Apruebo siempre se vio más fuerte en las encuestas, nunca entregándole terreno al Rechazo. “Era algo que se veía venir. A mi criterio, era algo necesario, ya que el pueblo chileno estaba exigiendo nuevos aires. Hacer nueva Constitución no será nada fácil, pero estoy seguro de que será algo positivo para la ciudadanía”, señala Eduardo Olmedo Prado, empresario chileno.

Ahora, con el triunfo del Apruebo, queda pensar en cuáles serán los beneficios que traería esta nueva Carta Magna. Hay quienes dicen que no sólo serían en el ámbito institucional y político, sino también en el social. 

Acabar con los rencores del pasado

La historia reciente del país todavía resuena en la mente de muchos chilenos. Sin ir más lejos, la actual Constitución es fuente de división, dado que fue concebida en 1980, en plena Dictadura Militar. Aunque es cierto que ha sido reformada más de 50 veces, sus elementos centrales basados en los fundamentos redactados por Jaime Guzmán.

Por ello, para muchos es importante eliminar esta Constitución: significa no sólo una oportunidad para hacer un nuevo Chile, sino que también de remover el último vestigio de Augusto Pinochet.

“En relación al resultado del reciente Plebiscito realizado el 25 de octubre, puedo señalar que el hecho de que haya ganado la opción Apruebo, le va a dar una mayor legitimidad a la Constitución que nos regirá, ya que no va a existir nunca más el argumento utilizado con mucha frecuencia sobre la Constitución de 1980 o llamada la Constitución de la dictadura”, explica el empresario.

Lee también: Fernando Atria confirmó candidatura a la Convención Constitucional por el distrito 10

“Ese argumento, el de que la Constitución no hacía otra cosa que dividir a los ciudadanos chilenos, ya no correría más. Lo que necesita nuestro país ahora es unión, armonía, respeto, tolerancia de todos y para todos. Eso ganaremos con una nueva Constitución. Y es la principal ganancia”, agrega Eduardo Olmedo Prado.

Incluirá a los ciudadanos

El 25 de octubre los ciudadanos no sólo aprobaron la opción de redactar una nueva Constitución, sino también hacerlo a través de una Convención Constituyente, es decir, que todas las personas que participen de dicha redacción sean elegidos por votación popular.

En este proceso, las coaliciones políticas se han abierto a la posibilidad de dar un espacio a que ciudadanos independientes se puedan postular a ser constituyentes. De ellos dependerá que las ideas de la ciudadanía se vean reflejadas en la creación de una nueva Carta Magna.

El rol que tendrán, sin duda, conlleva una gran responsabilidad: “No me cabe duda que los constituyentes elegidos serán personas que van a actuar con sentido país, debido a que la responsabilidad que tendrán será gigantesca y su trabajo va a ser muy difícil. Concordar en los distintos aspectos, para luego plasmarlos en dicho documento, que luego será evaluado por todo el país, será sin duda una labor titánica, y por ende, con más seriedad”, manifiesta Eduardo Olmedo Prado.

Lee también: Directa contra los corruptos: Esta es la medida que Farkas quiere en la nueva Constitución

 

Tags:

Deja tu comentario