Agencia Uno

Este miércoles 12 de enero se llevó a cabo la audiencia de conciliación que citó la Tercera Sala de la Corte Suprema en el marco del caso del proyecto Minera Dominga de Andes Iron, sociedad mercantil compuesta por capitales chilenos, dedicada a la exploración y desarrollo de activos de minería.

En la cita, que se llevó a cabo de manera telemática y presencial, los abogados de las partes expusieron ante el ministro Jean Pierre Matus, y así poder analizar quienes están dispuestos a alcanzar un acuerdo para dar o no viabilidad a la iniciativa que considera una inversión de 2.500 millones de dólares para la explotación de hierro.

Desde la representación de la minera, estuvo el abogado Patricio Leyton, quien tuvo palabras para la propuesta de conciliación. Desde Andres Iron, enfatizaron que las medidas anunciadas representan un costo de 400 millones de dólares.

No obstante, lo que generó mayor revuelo fue el contenido del documento de 31 páginas que tiene las propuestas para llevar a cabo el proyecto. Una de ellas, es que la compañía ligada a la familia del empresario Carlos Délano, ofreció el abastecimiento de agua desalinizada para el consumo humano por un periodo de 25 años, y para el 100% de la comunidad de La Higuera, en la Región de Coquimbo, lo que beneficiaría a más de 4 mil habitantes.

Lee también: Aprueban Área Marina Protegida de Humboldt: Ambientalistas aseguran que no impide la construcción de Dominga

Según recogió La Tercera, el documento indica que el proyecto “ha asumido la preocupación de las personas que se dedican al campo, de manera que Dominga ha considerado la dotación de agua a los sistemas de Agua Potable Rural (APR) de la comuna, con el propósito de disminuir la presión de bombeo sobre el acuífero de Los Choros, permitiendo el restablecimiento de sus niveles, promoviendo un uso racional de parte de los agricultores”.

Asimismo, la compañía aseguró “apoyar la creación de una Comunidad de Aguas Subterráneas en la Cuenca de Los Choros, con el objetivo de contar con una mejor gestión del recurso hídrico en esta cuenca, racionalizando el uso del recurso hídrico, el seguimiento de la calidad del agua subterránea y empujando en la generación de iniciativas de reutilización de aguas grises, entre otras”.

No obstante, la audiencia de conciliación no llegó a un acuerdo, es decir, se deberá esperar en los próximos días que el magistrado llame a las partes a un nuevo encuentro.

Los argumentos

Ezio Costa, director ejecutivo de la ONG Fima, afirmó que tras la finalización de la audiencia, “todas las partes recurrentes, es decir, comunidades y organizaciones que estamos en contra del proyecto Dominga, manifestaron que no existían posibilidades de llegar a ningún tipo de acuerdo, puesto que lo que se está discutiendo son las posibilidades de desarrollo de esas zonas a través de las actividades que se llevan a cabo y también de la protección del medio ambiente”.

Lee también: Gabriel Boric se manifestó en contra de proyectos que destruyen Chile: “No a Dominga”

“Se trata de cuestiones que no están disponibles para discutirse en un acuerdo por quienes están demandando, sino que requiere un nuevo tipo de acciones, como una nueva evaluación ambiental“, añadió.

Por otra parte, para el vocero de la Asociación Comunal de la Higuera, Alexis Sánchez, el respaldo de cierta parte de la comunidad a Dominga se debe a un “largo proceso de diálogo con la empresa, tras el cual se firmó un Acuerdo Marco, el cual es inédito en Chile y que permitirá que La Higuera más que duplique su actual presupuesto fiscal y solucione de manera definitiva el grave problema de disposición de agua potable, lo que sin duda cambiará la vida de todos sus habitantes”.

Disminución del trayecto marítimo por áreas sensibles

Desde Dominga, también proponen que “el ingreso y salida de los buques sea desde alta mar directamente a Totoralillo Norte y viceversa, de manera que la misma ruta que actualmente está contemplada, y por tanto evaluada, para la salida de los buques sea utilizada para su llegada”.

“Nos obligamos a disminuir las áreas de tráfico naviero a solo un 15% de las contempladas inicialmente. Así se eliminarían 55 kilómetros de trayecto actualmente contemplado por el Proyecto desde el puerto de Coquimbo a Totoralillo Norte”, agregan en el escrito.

También detallan que el actual proyecto contempla un flujo de 4 a 6 barcos al mes, pero ahora, indican que debería ser uno a la semana como promedio anual. Incluso aseguran que la disminución del flujo se implementará con una mejor tecnología, es decir la utilización de naves más modernas.

Antecedente previo

Finalmente recordar que la Corte Suprema citó a la audiencia de conciliación tras escuchar los alegatos en contra de la decisión del Primer Tribunal Ambiental de acoger la reclamación en favor de la iniciativa presentada por la empresa Andes Iron. La tercera Sala del máximo órgano jurisdiccional de los tribunales del Poder Judicial, llamó a ambas partes a la audiencia.

El proyecto ha estado en el foco de la polémica, ya que su construcción, afectaría a la flora y fauna de la comuna de la Higuera en la Región de Coquimbo.

Tags:

Deja tu comentario