Este jueves, en la previa de Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el diputado RN Jorge Durán quiso sorprender a sus colegas en el Congreso con un especial regalo.

El parlamentario preparó 35 bolsas con dulces y con chocolates para entregárselas a sus compañeras. Además, venía una tarjeta con el nombre del diputado, su foto y decía “feliz Día de la Mujer”.

“Varias diputadas se acercaron a darme las gracias, lo encontraron tierno y mi intención era esa. Incluso Pamela Jiles se acercó para preguntar por qué no le había dejado sus chocolates. Al parecer se los habían sacados y le di otros”, contó a LUN.

Pero cuando pensaba que se había ganado el cariño de todas sus compañeras, se acercaron las diputadas del Frente Amplio Camila Rojas y Gael Yeomans, quienes amablemente le explicaron por qué su regalo no estaba correcto.

Te puede interesar: Por qué los hombres deberían dejar de regalar flores y dedicar “Mujeres” de Arjona en el 8M

“Al igual que las otras diputadas, pensé que venían a agradecerme, así que las recibí con la cara llena de risa, esperando decirle ‘de nada no te preocupes, fue con amor’”, explicó Durán.

Camila Rojas indicó al mismo medio que “el 8 de marzo no es para festejar y celebrar, para nosotras es todo lo contrario, es una fecha de conmemoración donde recordamos a mujeres que murieron luchando por sus derechos”.

Ambas diputadas le explicaron que su regalo no estaba correcto. “No sabíamos cómo nos iba a recibir, pero íbamos dispuestas a explicares nuestro punto de una manera pedagógica, para que no se repita en los próximos años, porque seguiremos siendo colegas”, relató Camila.

Lee también: 10 mujeres que aparecen en el trazado de Metro feminista y que quizás no conoces

Por su parte, Yeomans agregó que “habíamos pensado en devolvérselos, pero él no lo hizo con mala intención, entonces no quisimos hacerle el desaire de devolvérselo y le agradecimos el gesto. Además, él lo tomó muy bien el comentario”.

El diputado del Distrito 9 contó: “Pensé, ‘sáquenme de aquí’, me sentí incómodo. Totalmente desubicado. Les expliqué que mi intención no era provocar, si no que tener un pequeño gesto, con mucho cariño”.

“Eso te pasa por califa”, le habrían dichos sus compañeros. “Lo voy a seguir haciendo, pero con más cuidado”, finalizó.

Tags:

Deja tu comentario