{"multiple":false,"video":[]}

Pepper, es un robot de 120 centímetros, obra de la empresa francesa, Aldebaran. Según las palabras de sus dueños es un androide con corazón, porque gracias a sus ojos, consigue analizar las expresiones faciales de sus dueños.

Cuenta con dos cámaras de video como ojos y su cerebro tiene un procesador y sistema operativo, por lo que el robot es capaz de interpretar señales tan complejas como los cambios de humor de las personas.

Especialmente diseñado como un robot que sirva para acompañar a sus dueños, se agotó cuando salió a la venta a principios de junio en Japón. En sólo un minuto se agotaron las mil unidades que pusieron o a la venta.

La principal misión de Pepper es entretener a los humanos que tiene alrededor. Para eso, es capaz de sacar fotos, felicitar a los humanos por sus cumpleaños o tratar de animarlos.

Pero eso no es todo, también tiene un programa que va aprendiendo los gestos y expresiones de las personas con la que vive, que luego le servirá para tomar decisiones.

Pepper es capaz de almacenar recuerdos durante un período de 20 años y puede compartir lo aprendido con otros robots a través de su conexión a Internet.

Tags:

Deja tu comentario