VIDEO RELACIONADO - Violento ataque a joven por deuda universitaria (03:56)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVqyqU1N2Y","duration":"00:03:56","type":"video","download":""}}

Francisco Jorquera, un joven estudiante de la carrera de Derecho de la Universidad Andrés Bello (UNAB), ha pasado a ser el foco de atención luego que denunciara haber sido víctima de un violento ataque por parte de un trabajador de una empresa de cobranza, luego que llegaran a su domicilio a notificarle de la deuda.

El hecho llevó a que la UNAB terminara su contrato con Remesa, asegurando que serían “enfáticos en señalar que el respeto por nuestros alumnos y cualquier miembro de nuestra comunidad es parte fundamental de la institución (…) por lo que rechazamos categóricamente cualquier procedimiento contrario a estos principios“.

Por su parte, en principio había trascendido que Remesa asumiría la deuda de $300 mil con la universidad. Sin embargo, según explicaron a CHV Noticias, la información correspondía a un primer comunicado sujeto aún a evaluación.

Posteriormente, su área de comunicaciones envió a los medios un segundo comunicado, el que dejaba atrás dos párrafos en los que se aseguraba que Remesa asumiría la deuda.

Lee también: Presentan oficio para que se investigue a la UNAB tras agresión a estudiante por deuda universitaria

De esta manera, rectificaron la información y la empresa no asumirá la deuda atrasada de Francisco Jorquera. Además, aludieron a CHV Noticias que la corrección de la información fue por problemas de comunicación interna.

En tanto, Jorquera indicó que desde la empresa de cobranza no se han contactado con él. Sin embargo, reveló que una persona, de forma anónima, lo contactó y le depositó el dinero para que pagara su deuda.

Revisa el comunicado corregido por la empresa:

Empresa de cobranza se refiere a denuncia de universitario

La empresa de cobranza Remesa lamentó profundamente los hechos de violencia denunciados por un estudiante a través de los medios de comunicación, quien asegura haber sido agredido por un funcionario de la entidad.

“Lo que muestra el video no es parte del protocolo y procedimientos de nuestra empresa y no se identifica con el espíritu de trabajo de ésta. Ante esto se realizó un sumario interno y se tomaron las medidas correspondientes y el trabajador ya fue desvinculado, pese al dolor que nos causa dejar a una persona cesante en estos momentos”.

Con respecto a la acusación, indican que el estudiante afirma que se trata de un cobrador, algo que no es efectivo, puesto que el funcionario es sólo un “verificador de domicilio”, que desconoce la deuda del joven. Esta verificación la realiza la empresa, cuando el deudor está inubicable, como ocurrió este caso y en el evento que en el futuro exista una acción judicial, evitando de esta manera que salgan perjudicados terceros, ante la eventualidad de haber embargos o acciones legales.

En el caso en cuestión, se cumplieron todos los protocolos y procedimientos, se verificó domicilio, se asistió a la dirección registrada por el estudiante, durante día y hora hábil, preguntando directamente por él, para informarle personalmente la existencia de una deuda. Esta acción obedece a que nunca fue posible contactarlo telefónicamente, existiendo registro de ello.

Sin perjuicio de lo anterior, nada justifica los actos de violencia, los cuales repudiamos y atribuimos a un problema personal que se pudo generar entre los involucrados en el momento de la visita.

Finalmente, como política de empresa, buscamos siempre dar una solución al agobio personal que significa para los clientes estar endeudados.

Tags:

Deja tu comentario