Un compuesto antibacteriano llamado triclosán, presente en productos de limpieza como champús, lavalozas, jabones y pasta de dientes, puede ser dañino para el sistema nervioso.

Así lo indica un reciente estudio preclínico realizado por el Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI), de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

La investigación en modelos animales y líneas celulares, liderada por el Doctor en Biología Celular y Neurociencias Genaro Barrientos, apunta que el agente sería tóxico y puede dañar el nivel cognitivo y de memoria de las personas. Por esto, se hace un llamado a la comunidad a no utilizar productos con esta sustancia.

“Para nuestra sorpresa, el efecto es bastante grande. Hicimos estudios en neuronas de cultivo in vitro y también expusimos a animales vía inyección intracerebrales en concentraciones muy bajas de este compuesto”, detalló el experto a Publimetro.

A través de la Revista Frontiers in Molecular Neuroscience se dieron a conocer los resultados del estudio, el cual se suma a otras investigaciones anteriores hechas por Barrientos y otros científicos en los que se evidenciaron los daños del triclosán a nivel hepático, esquelético y cardíaco. 

Este componente suele estar presente en productos que se anuncian con el plus de tener propiedades antimicrobianas. Ante esto, el experto remarca: “Compre jabón vulgar y silvestre, eso es suficiente”.

Esta alerta, según los científicos, es especialmente dirigida a niños y personas mayores, debido a que el compuesto químico puede alterar el desarrollo y gatillar enfermedades neurodegenerativas.

El próximo paso de la investigación es analizar las concentraciones de triclosán en cerebros humanos de personas chilenas, estudio que aún no puede partir debido a la falta de recursos.

El debate sobre el triclosán tiene antecedentes anteriores. Ya en el 2016 a Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos prohibió varios químicos que son usados en jabones antibacteriales ante los riesgos que implican para la salud.

“El químico lleva mucho tiempo en el mercado y aunque su presencia está detallada en letra chica en cada producto, pensamos que lo más óptimo sería eliminarlo de los productos. La FDA ya ha retirado algunos y también existe una cierta regulación, pero eso no es suficiente, debemos cambiar la regulación”, señala Barrientos.

Tags:

Deja tu comentario