¿Qué es el filibusterismo?: La técnica parlamentaria que se utiliza para retardar un acto legislativo

El parlamentario socialista Jaime Naranjo preparó una exposición de más de 1.300 páginas con el objetivo de dilatar la discusión, y así permitir que su colega Giorgio Jackson alcance a votar en la acusación constitucional contra el presidente Piñera. Dicho obstruccionismo se remonta a Roma, no obstante los casos más icónicos son de Estados Unidos y España.

¿Qué es el filibusterismo?: La técnica parlamentaria que se utiliza para retardar un acto legislativo Caballero sin espada ARCHIVO
  • Enlace copiado

En la jornada de este lunes 8 de noviembre, se inició la votación de la Acusación Constitucional contra el presidente de la República Sebastián Piñera en la Cámara de Diputados y Diputadas.

El parlamentario socialista Jaime Naranjo preparó una exposición de más de 1.300 páginas con el objetivo de dilatar la discusión, y así permitir que su colega Giorgio Jackson alcance a votar en favor del libelo cuando finalice su periodo de cuarentena preventiva por ser contacto estrecho del candidato presidencial Gabriel Boric.

En conversación con CHV Noticias, la cientista política y académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado, Federica Sánchez Staniak, explicó que el término se usa en Estados Unidos y que básicamente es para demorar la votación de una ley.

“El personaje lo que hace es hablar, hablar y hablar sobre la ley o sobre lo que sea, porque muchas veces hablan cosas no relacionadas”. dice la especialista.

En ese contexto, en la semana previa a la instancia, el congresista expresó que iban a aplicar la “ley Lázaro” que dice ‘hasta que los diputados puedan estar’. “¿Qué significa aquello? Que el artículo de la norma constitucional dice que la sesión puede ser diariamente, es decir la Sala puede sesionar dos, tres, cuatro o diez días y perfectamente un parlamentario o una parlamentaria puede estar hablando 48 o 72 horas, hasta que los enfermos caminen”, enfatizó.

Lee también: Agua, asistencia médica y perfil en Twitter: Las curiosidades de la maratónica jornada de Naranjo

Lo anterior, es una técnica originada en Roma conocida como filibusterismo u obstruccionismo parlamentario. Según información detallada por La Vanguardia, “Catón el joven” fue el primero en utilizar la práctica, con el objetivo de frenar las leyes de Julio César.

Según indica el medio citado, la persona era capaz de hablar por varios días. Finalmente su historia culminó en el momento que decidió suicidarse para evitar la clemencia del emperador.

No obstante, el término político es utilizado desde el siglo 19 en Estados Unidos en el Senado, ya que no existe límite de tiempo para las intervenciones.

Según se explica, las leyes de ese país aseguran que el protagonista no pueda parar para comer ni para ir al baño, no obstante algún compañero puede interpelar de vez en cuando para brindar ayuda.

Filibusteros

Uno de los últimos filibusteros estadounidenses fue Rand Paul, hijo del ex candidato a la presidencia Ron Paul, quien en 2012 estuvo casi 13 horas de pié. En ese momento, Paul logró su objetivo: Bloquear la nominación del director de la CIA que quería aprobar la mayoría demócrata.

Lee también: Pamela Jiles alentó a Jaime Naranjo en medio de maratónica intervención: “Sigue con fuerza, la gente te ama”

Sin embargo, hay una intervención mucho más icónica. En 1957, al senador de Carolina del Sur, Strom Thurmond pasó 24 horas y 18 minutos hablando, con el objetivo de boicotear las iniciativas que mejoraron la legislación en materia de derechos civiles. Un dato interesante es que no fue el único en hacerlo, y la ley quedó paralizada por 57 días con la intervención de los senadores.

Por su parte, Bernie Sanders, precandidato a la presidencia y perdedor de las primarias demócratas ante Hillary Clinton, estuvo ocho horas hablando en el momento que era senador por Vermont. En el año 2010 protestaba en contra de una propuesta del ex presidente George Bush, quien quería extender una rebaja de impuestos.

En España también existieron casos. En los tiempos de la Segunda República, el diputado comunista Cayetano Bolívar, se subía a la tribuna y comenzaba a recitar fragmentos del Manifiesto Comunista o El Capital, para así molestar y fastidiar a sus rivales de derecha, quienes terminaban abandonando el hemiciclo, permitiendo a la izquierda de la época aprobar algunas iniciativas.

Es relevante mencionar que existen variadas formas de filibusterismo y que las intervenciones no son las únicas. En Francia en 2006, por ejemplo, la oposición socialista y comunista presentó un conjunto de enmiendas que imposibilitaron los trámites: 137.449 correciones que impidieron una propuesta de ley sobre energía, evitando la privatización del gas. Lo anterior, ya que el procedimiento hubiera demorado al menos 10 años en su votación.

Lee también: COP26: Francisco Vera, el pequeño gran ecologista colombiano de 12 años inspirado por Greta Thunberg

En algunos países existen importantes legislaciones contra este tipo de estrategias. El reglamento del Parlament, uno de los tres órganos que componen la Generalidad del Estado de Cataluña, establece en su artículo 227 que “los diputados deben evitar entorpecer deliberadamente el curso de los debates o obstruir el trabajo parlamentario.

Un dato interesante es que el parlamentario Naranjo ya superó el récord nacional. El pasado 8 de enero de 1993, el diputado Jorge Ulloa (UDI) realizó un discurso de seis horas para permitir la llegada de Pablo Longueira (venía desde Concepción) a la votación de una acusación constitucional en contra de tres ministros de la Corte Suprema y un Auditor General del Ejército.

Al finalizar esta nota, el filibustero nacional ha completado más de 10 horas de intervención. La escena, para los amantes del cine ha sido algo conocida. James Stewart en Caballero sin espada (1939) habló un día entero con el fin de “desenmascarar a un parlamentario corrupto y defender la democracia”.


  • Enlace copiado
Lo más visto