Hasta que la dignidad se haga costumbre“.

Esa es una de las frases que más se ha repetido durante las transversales movilizaciones sociales en Chile y que llevan de manera ininterrumpida desde el viernes y más de una semana considerando las evasiones masivas en el Metro.

No solo se eleva como mensaje recurrente en carteles y en entrevistas por parte de manifestantes, sino que ya se encuentra en graffitis en las paredes de la ciudad, redes sociales y hasta en hashtags en redes sociales.

Frase que resume de cierta manera el malestar ciudadano por las desigualdades sociales, económicas y de acceso a servicios básicos, como salud, educación, vivienda, pensiones y transporte, cuya alza desató las primeras protestas.

Lee también: Fiscalía entrega identidades de 7 personas fallecidas durante estado de emergencia

Y si bien ya se ha vuelto una demanda icónica tras cuatro días de estado de emergencia y toque de queda en la Región Metropolitana, es una demanda que no surgió en las calles revueltas de Chile sino en México y esta es la historia.

El 22 de febrero de 2017, el gobierno mexicano debió pedir disculpas a tres mujeres hñáhñú o otomí, una comunidad indígena de la zona central mexicana, luego de haberlas acusado de un secuestro. Delito que no cometieron y por el fueron encarceladas.

Lee también: El momento en que carabinero se pone a cacerolear durante despacho en vivo

Una de las tres víctimas es Jacinta Francisco Marcial, quien entregó un conmovedor discurso junto a su hija, Estela Hernández, tras pasar tres años en prisión.

Las palabras de ambas, junto a las disculpas del gobierno mexicano llegaron 11 años tarde y tras ser acusadas, en uno de los casos más dramáticos de violación a los Derechos Humanos en México de la década.

Lee también: La emocionante versión de “Te recuerdo Amanda” desde un balcón en medio del toque de queda

Es en ese contexto que el discurso pasó a la historia al exponer las desigualdades y abusos de las que fueron víctimas por parte del Estado y El País destacó en su momento gran parte de sus frases.

Es así como, Estela, ya al final de su intervención dijo que sigue “en pie de lucha por nuestra patria, por la vida y por la humanidad. Hasta que la dignidad se haga costumbre“. Un sentir mexicano y que bajó por Latinoamericano hasta llegar a Chile.

Tags:

Deja tu comentario