REFERENCIAL/AGENCIA UNO

La génesis de esta historia nos sitúa junto a un hombre de 40 años que, tras sentir los síntomas compatibles con COVID-19, acudió a un centro asistencial para corroborar su estado de salud, el cual resultó ser positivo para la enfermedad.

A partir de ahí buscó una residencia sanitaria en Viña del Mar para evitar el contacto y poder aplicar la distancia social con su familia. Así fue como llegó hasta el Hotel Novotel.

Lee también: Gobernadores regionales: El listado de los candidatos y candidatas que disputarán la segunda vuelta

Pero la estadía no fue favorable. La familia acusa falencias con el servicio, pues advirtieron que tardaron en ir a buscarlo para trasladarlo el hotel y no hicieron un correcto seguimiento de los síntomas ni del estado de salud del hombre.

Según informó radio Biobío, el circulo cercano del paciente pudo mantener contacto con él y, mediante esa comunicación, dio cuenta de una nula actividad médica, al menos en su caso, mientras su condición médica se deterioraba cada vez más.

Lee también: Alcaldesa electa de Quilpué presentó denuncia contra responsables de daños a piedras tacitas

10 días pasó el viñamarino en aquel centro hasta que se oficializó su fallecimiento por COVID-19. Luis Rodriguez, cuñado de la víctima, aseguró que desde la familia pretenden iniciar acciones legales contra “todo el personal que resulte responsable” de una eventual negligencia en el caso.

Él debió ser trasladado a tiempo a un hospital. Esa residencia es para que una persona cumpla aislamiento preventivo, pero médicamente ellos no tienen la facultad para ver a una persona que está en esas condiciones”, concluyó.

Tags:

Deja tu comentario