{"multiple":false,"video":{"key":"ycS4er1tYmM","duration":"00:07:19","type":"video","download":""}}

Una noble labor es la que cumple un grupo de emprendedores que decidieron darles trabajos y oportunidades solo a mujeres que estén privadas de libertad.

Rodrigo y Paolo son amigos y socios, creadores del emprendimiento Las Condenadas, donde realizan queques de Navidad. Ambos fueron tuvieron una condena menor cuando jóvenes, por lo mismo, esto fue su motivación para crear su proyecto.

El primer año el 50% de las personas reincide y el tercer año ya es el 70%”, afirmó Rodrigo Angliati. Por lo mismo, en este trabajo lo componen solo personas privadas de libertad.

Una labor similar es la que realiza María José Aguirre, creadora del emprendimiento María La Biyux, de joyería textil. Este taller lo realiza a internas de la cárcel de San Joaquín, y un grupo de ellas trabaja realizando los accesorios, como Romina González, quien cumple 12 años de condena.

Esto no es caridad, no tiene una mirada asistencialista, sino que esto es dignidad, un trabajo que a las chicas las valida como persona”, afirmó Aguirre.

Lee también: La Superchilena del Año: Nelly León, la religiosa que le cambió el mundo a las internas del penal de mujeres de Santiago

Por su parte, Nelly León, capellana de la cárcel de mujeres, destacó esta labor y asegura que las ayuda a desarrollar su dignidad a través de la reinserción. “Se sienten amadas por otros que pusieron sus miradas en ellas y que se arriesgaron a traerles un trabajo que las dignifica, las levanta las hace persona”, aseguró.

Tags:

Deja tu comentario