AGENCIA UNO

El pasado 10 de noviembre, el sindicato de trabajadores de la Refinería Biobío de la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP), informó la existencia de dos comunas interesadas en la distribución de gas.

Una de ellas era Chiguayante, la que finalmente este miércoles confirmó que comenzará con la venta de gas de 15 kilos, cuyo precio bajaría casi a la mitad con respecto al mercado, el cual ronda en la actualidad en un promedio de 28 mil pesos.

Lo anterior, significa que la comuna ubicada en la provincia de Concepción, será la primera que realizará venta directa del hidrocarburo hacia los vecinos de la zona, luego de inscribirse como distribuidores minoristas.

Lee también: “A precio justo”: Diputado Saavedra (PS) presenta proyecto que busca regularizar los valores del gas

Es relevante recordar que la situación se generó luego que la Fiscalía Nacional Económica hiciera la recomendación con respecto a la prohibición en que las empresas dedicadas a este rubro, como Abastible, Gasco y Lipigas, participaran en la distribución del licuado hacia los consumidores.

Incluso, recientemente, la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), presentó una demanda en juicio colectivo contra las emrpesas del gas por “abusos sistemáticos y gravísimos en los precios del gas licuado y gas natural por redes”.

Una vez conocida esta situación, la empresa Lipigas respondió a Conadecus y afirmó que “rechaza tajantemente” las imputaciones realizadas en su contra por Conadecus, agregando que “no tienen fundamento alguno”.

Lee también: Lollapalooza deja el Parque O’Higgins: Municipio espera que evento encuentre “espacio propicio” respetando la normativa

En cuanto al precio del gas licuado, Lipigas enfatizó en que “depende del precio internacional, el cual ha aumentado a más del doble solo en el último año. Cuando se habla de cobros indebidos los cálculos no se condicen con la realidad”.

No obstante, con respecto a los precios, desde Conadecus, en su comunicado emitido el pasado 15 de noviembre, indicaron que todas las empresas han abusado de esta forma indolente de que el gas es un bien de primera necesidad e insustituible, sobre todo para los segmentos más modestos del país, manteniendo al alza los precios del gas, por un afán de lucro insaciable, pese a que los costos a los que ellas accedían experimentaron una caída sistemática.

Tags:

Deja tu comentario