Por Alejandro Sepúlveda Jara
{"multiple":false,"video":{"key":"bKCWmX","duration":"00:01:04","type":"video","download":""}}

¿Qué pasó con el sol de primavera sobre la costa central de Chile? Esta es una de las preguntas más recurrente que se hacen por estos días quienes habitan los sectores costeros, e incluso, de los valles aledaños al litoral. Y claro, salvo contadas excepciones, el cielo ha permanecido con abundante nubosidad, nieblas y lloviznas durante gran parte de noviembre.

¿Qué está pasando? “Nada fuera de lo habitual”, afirma Eduardo Sáez Brito, meteorólogo de Chilevisión y CNN Chile: “Lo que ahora llama la atención es que este ciclo, con nubosidad y frío en la costa, ha sido más prolongado que de costumbre”.

Las nubes, las nieblas, las lloviznas y, por ende, el frío, se asocian al desarrollo de la vaguada costera. Pero ¿por qué ha durado tanto tiempo? “Porque hemos tenido el paso sucesivo de altas presiones migratorias, esas que cruzan la cordillera de Los Andes hacia Argentina, y que favorecen el desarrollo de esta baja presión en la costa”, explica Sáez.

Como consecuencia de esto, se han mantenido la nubosidad, la humedad y el frío en el litoral, y el calor en los valles más cercanos a la cordillera andina. “Incluso hemos visto que el desarrollo de la vaguada costera está alcanzando hasta la Región de Los Lagos por el sur”, detalla el especialista.

Lee también: Informe Epidemiológico: Temuco es la comuna con más casos activos y Magallanes es la región con mayor tasa de incidencia

Y por ahora, en lo que resta de la presente semana, se mantendrá nuboso, incluso, con la opción de lloviznas nuevamente y temperaturas máximas que fluctúan entre 14 y 16 grados junto al mar desde Caldera (Atacama) hasta Pichilemu (O’Higgins).

Qué pasará en el verano

El desarrollo de la vaguada costera tiene ciclos semanales, es decir, de días solamente en que se intercalan jornadas nubosas con otras de sol. Pero esta vez hay algo especial dentro del presente periodo.

A lo habitual, le debemos sumar el fenómeno La Niña (enfriamiento de las aguas del Océano Pacífico) que fortalece las altas presiones y eso podría aumentar la generación de nubosidad en el litoral. Considerando esto, efectivamente podríamos tener una mayor cantidad de días nublados, con nieblas e incluso lloviznas en las playas durante lo que resta de la primavera y el verano. Esto no quiere decir que todos los días vayan a presentarse así de fríos, pero estadísticamente podría ser un porcentaje mayor al acostumbrado”, advierte el meteorólogo Eduardo Sáez.

Coincide con este el análisis el hecho por climatología de la Dirección Meteorológica (DMC) el cual detalla que con el fenómeno La Niña presente en las aguas del Pacífico, y su acoplamiento con la atmósfera, se esperan temperaturas máximas más bajas que el promedio considerado normal en la costa entre Arica-Parinacota y Los Lagos.

Tags:

Deja tu comentario